El consumo de cigarrillos cae un 8% en el primer semestre, mientras crecen un 53% las ventas de tabaco para liar

Actualizado 07/08/2010 12:35:04 CET
- Reuters

SANTANDER, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

El consumo de cigarrillos continúa a la baja en Cantabria, con un descenso acumulado del 8,28 por ciento en el primer semestre del año, pero sigue en cambio la senda creciente de otros tipos de tabaco, en especial el de liar, que en los seis primeros meses del año ha aumentado un 53,5 por ciento con respecto al mismo periodo del pasado año.

De todas maneras, los cigarrillos siguen liderando el consumo de tabaco, a gran distancia de los cigarros (puros) y el tabaco para pipa y para liar, y su recaudación crece pese al descenso de las ventas, debido a las subidas de precios. Así se observa en los últimos datos del Comisionado para el Mercado de Tabacos.

Según esos datos, recogidos por Europa Press, hasta finales del mes de junio se vendieron en la región más de 23,9 millones de cajetillas de cigarrillos, frente a los más de 26 millones del mismo periodo de 2009, lo que supone un descenso del 8,28 por ciento.

No obstante, la recaudación subió un 7,7 por ciento, pasando de unos 71,2 millones de euros recaudados de enero a junio de 2009, a casi 76,8 millones en las mismas fechas de este ejercicio.

En total, el importe de las ventas de tabaco en Cantabria (sumados cigarrillos, puros, tabaco para liar y para pipa) creció hasta mediados de año un 9,07 por ciento, situándose cerca de 82,6 millones de euros, 6,8 millones más que en los seis primeros meses de 2009.

Las ventas de cigarrillos siguen siendo las más destacadas. Los 23,9 millones de cajetillas (de 20 unidades) vendidas --unos 478 millones de cigarrillos--, suponen un desembolso de 76.798.666 euros.

A continuación se sitúan las ventas de puros, con 12.977.332 unidades vendidas (un 30,7% más que un año antes), lo que se ha traducido en una recaudación superior a 3,8 millones de euros (un 7,36 por ciento más).

Por su parte, de tabaco para liar se vendieron hasta junio 21.430 kilos, (un 53,5% más que en el mismo periodo de 2009), por importe superior a 1,8 millones de euros (+126%).

Y por lo que respecta al tabaco para pipa, aumentó también su consumo, pasando de 559 a 749 kilos, una subida prácticamente del 34 por ciento, que en términos económicos se plasmó en un aumento del 33 por ciento, al pasar de unos 35.000 euros en los seis primeros meses de 2009, a más de 46.500 en el mismo tiempo en 2010.