Díaz Helguera asegura que no ha cobrado "ni un céntimo" por proyectos en Castro

Publicado 28/11/2019 18:39:46CET
Rufino Díaz Helguera declara en el juicio de La Loma
Rufino Díaz Helguera declara en el juicio de La Loma - EP

SANTANDER, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El exalcalde de Castro Urdiales Rufino Díaz Helguera ha asegurado que "nunca" ha cobrado "nada" por votar a favor o en contra de acuerdos o proyectos a lo largo de su trayectoria política en el Ayuntamiento, durante casi tres décadas en las que también ha sido concejal.

"Nunca, nadie, nada. Ni un céntimo de euro" ha sentenciado este martes durante su declaración en el juicio por el caso de 'La Loma, en el que se enfrenta a cuatro años de cárcel y diez de inhabilitación para empleo o cargo público por un supuesto delito continuado de cohecho que le atribuye la Fiscalía y en el que -ha denunciado- "la parte rica del pastel se ha desimputado y se ha mandado para casa".

Con estas palabras el que fuera regidor castreño por el PSOE entre 1999 y 2003 --después fue concejal de la oposición y en 2007 regresó al equipo de gobierno pero con la plataforma Acuerdo por Castro-- se ha referido a la decisión de la fiscal de retirar los cargos a 39 de los 45 encausados iniciales y mantener la acusación solo contra seis por estas supuestas irregularidades urbanísticas.

Díaz Helguera -para el que el Ministerio Público también pide multa de casi 150.000 euros- ha respondido en la vista a todas las partes. A preguntas de su abogada sobre si en su etapa en el Consistorio -como alcalde o concejal- había recibido o solicitado dinero o favores de otro tipo por apoyar u oponerse a acuerdos, proyectos o promociones ha negado todos esos extremos, aseverando "nunca" ha percibido "nada" de "nadie".

"Ni del lomo, ni del cogote, ni de la ventresca" ha contestado usando ese juego de palabras con las diferentes partes de un bonito o atún, en una vista en la que también ha confesado ser "bastante confiado", hasta "en la bondad de los desconocidos".

De este modo, el exalcalde de Castro -que después fue concejal de Obras, Servicios y Urbanismo- ha reconocido que no iba a las comisiones informativas de área, de modo que al votar en los plenos se fiaba de la postura adoptada por sus compañeros de partido.

"Yo confiaba en lo que ellos me decían", ha defendido, a la par que ha valorado que contaba con gente "muy preparada" en el grupo municipal. Y, en cualquier caos, ha reflexionado que si hubiera habido algún motivo para apoyar o rechazar determinadas iniciativas alguien -como el secretario municipal- debería haberlo advertido.

"NI PLAN NI PLON"

En relación con el supuesto cohecho, sobre dos ingresos en su cuenta en los que se basa la acusación por este delito -por 5.000 euros cada uno y que coincidirían en el tiempo con la aprobación de un plan urbanístico incluido en esta causa- el exalcalde del municipio ha manifestado que no hay "ni plan ni plon".

En este sentido, ha explicado que ambos abonos -de origen "desconocido" según un informe de la agencia tributaria- procedían de su misma cuenta, de la que salió y entró dicha cuantía y "el mismo día" además.

"No provienen de fuera de la entidad ni de fuera de la cuenta", sino que se trata de "ajustes de cuentas, en el sentido bueno de la palabra", ha apostillado Díaz Helguera.

De otros movimientos ha negado igualmente que se desconozca "el origen" de los mismos, toda vez que se corresponden con devoluciones por el IRPF, entre otras cosas por la declaración de su vivienda. "Nunca Hacienda me ha llevado ni un céntimo", ha remachado.

Y también habían ingresos de la nómina que percibía por sus cargos en el Ayuntamiento, dietas por asistencia a plenos, comisiones y demás órganos colegiados, o transferencias y pagos efectuados por la administración local.

De aportaciones efectuadas desde cajeros automáticos Rufino Díaz Helguera ha señalado que eran donaciones de particulares para la puesta en marcha de la plataforma con la que concurrió a las elecciones de 2007 tras ser expulsado del PSOE.

Se trataba de "pequeñas cantidades en metálico" que una vez se "acumulaban" ingresaba en su cuenta y luego "revertía" a la de la agrupación electoral.

Así, ha negado que destinara ese dinero a su plan de pensiones particular, que supuestamente tuvo aportaciones extraordinarias por más de 180.000 euros: "Eso es una barbaridad. No se lo cree ni mi sobrino de dos años", ha zanjado.

Ha reconocido que "muchos" de los donativos realizados de cara a la campaña iban a su nombre: "Yo creo que me veían buen administrador", ha opinado al respecto, después de señalar que no le exigían recibos de las aportaciones y de jactarse de que "me suelo juntar con gente maja".

Con todo ello, el exalcalde y exconcejal castreño ha tachado de "tendencioso" el citado estudio fiscal realizado a partir del "rastreo de determinados sabuesos", toda vez que existen "errores y contradicciones de bulto" como el hecho de atribuirle una cuenta bancaria abierta cinco años antes de su nacimiento u otras que estaban a su nombre pero debido al cargo que ostentaba en el Ayuntamiento o el partido al que pertenecía, pero que "no son mías".

Contador