Actualizado 23/10/2015 13:28 CET

En funcionamiento la primera turbo rotonda

Obras de la primera turbo rotonda en Santander
AYUNTAMIENTO

En la confluencia de la S-20 con la bajada de San Juan

SANTANDER, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

La primera turbo rotonda en Santander, situada en la confluencia de la S-20 con la Bajada de San Juan y el grupo Ateca, entrará en funcionamiento a partir de este jueves, cuando finalicen los trabajos de colocación de los elementos necesarios para habilitarla como tal.

Se trata de una de las medidas propuestas por el Grupo de Investigación del Sistema de Transporte de la Universidad de Cantabria dentro del Plan de Movilidad Sostenible de la ciudad, y que está dirigida a hacer la circulación en las rotondas más ágil y segura.

Para su puesta en funcionamiento, se han llevado a cabo trabajos de excavación y cimentación, así como de colocación de la correspondiente señalización vertical y horizontal, incluidos los tacos sonoros, que se instalarán en la jornada de mañana.

"Tratamos de favorecer la fluidez y la seguridad el tráfico utilizando un sistema de circulación, desarrollado en Holanda y que se ha ido extendiendo por toda Europa, que supone una mejora respecto a las actuales rotondas y que da utilidad a todos los carriles, puesto que cada uno guía al conductor desde la entrada a la salida", ha indicado el concejal de Movilidad Sostenible, José Ignacio Quirós.

El edil ha señalado que probablemente el funcionamiento de este nuevo sistema de regulación del tráfico en esa glorieta requerirá de un "período de adaptación" por parte de los conductores, que deberán atender a las indicaciones de la señalización instalada en cada entrada de la rotonda para saber cuál de los dos carriles deberán tomar, en función de la dirección que sigan.

El concejal ha precisado que la turbo rotonda evita accidentes por impactos laterales entre vehículos ocasionados si los conductores utilizan exclusivamente el carril exterior, independientemente de la salida que vayan a tomar.

Quirós ha añadido que las turbo rotondas, que ya se han comenzado a utilizar en varias ciudades españolas, además de reducir la siniestralidad, tienen una mayor capacidad que las rotondas tradicionales ya que, a diferencia de éstas, se emplean todos los carriles y, de hecho, se diseñan para que el flujo por todos los carriles sea similar.

Para leer más