Publicado 25/01/2022 13:23

"En la FCF no se movía un sacapuntas sin autorización de Vilar y nadie se atrevía a contradecirle"

El expresidente de la Federación Cántabra de Fútbol Alberto Vilar, en primer término, durante el juicio contra él por presunta apropiación indebida, mientras declara como testigo un empleado de la entidad
El expresidente de la Federación Cántabra de Fútbol Alberto Vilar, en primer término, durante el juicio contra él por presunta apropiación indebida, mientras declara como testigo un empleado de la entidad - EUROPA PRESS

SANTANDER, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El exsecretario de la Federación Cántabra de Fútbol ha asegurado que tenía "orden directa" del anterior presidente de la entidad, Alberto Vilar, de pasar "cada semana" al menos un "viaje ficticio" -que no se realizaba- para cobrar dietas por desplazamiento y debía además recopilar el dinero por venta de entradas para partidos, "meterlo en un sobre y entregárselo a él".

"En la Federación no se movía un sacapuntas sin su autorización" y "nadie" se atrevía a contradecirle, según ha declarado este testigo a preguntas de la fiscal en el juicio contra Vilar por presunta apropiación indebida, por disponer de fondos de la entidad.

En la segunda sesión de la vista, que se celebra esta semana en la Audiencia Provincial de Cantabria, también ha comparecido el encargado del mantenimiento de las instalaciones de la FCF, que ha revelado que por mandato del acusado compraba cosas a cargo de la entidad pero se las llevaba a su casa, donde le pedía que realizara distintas tareas en horario laboral. "Me llamaban el mayordomo y, en gran medida, así me sentía", ha manifestado.

A petición de la representante del ministerio público, que pide dos años de cárcel, multa de 2.400 euros e indemnización de 148.888 euros a la Federación, también han testificado responsables de distintos establecimientos -tiendas de plantas, de materiales de construcción, ferreterías, etc- donde se adquirían bienes que se cargaban en la cuenta de la FCF pero con destino al domicilio particular del procesado, así como varios corredores de seguros.

Uno de ellos se ha referido a pólizas suscritas en 1999 objeto de enjuiciamiento y ha indicado que si bien el tomador era la entidad deportiva -que contrataba y facilitaba el número de cuenta-, el beneficiario era su entonces presidente. Y también ha rememorado que el implicado traspasó parte del montante que tenía en un plan de pensiones en su banco a uno nuevo que se suscribió.

Otro corredor, que llevaba tanto seguros de la FCF como particulares de Vilar, ha recordado que hacia 2012 -cuando se produjo el relevo en la Presidencia de la entidad futbolística-, Vilar le advirtió de que había "un error" en el número de cuenta que había facilitado para su seguro de hogar, y se cambió para poner así el de la suya particular.

(Habrá ampliación)