Finaliza la ejecución de los micropilotes del edificio administrativo de La Paz

Infografía del nuevo edificio municipal de la calle La Paz
AYUNTAMIENTO - Archivo
Publicado 25/12/2018 13:27:35CET

Los trabajos siguen el ritmo previsto y se reanudarán en enero con las labores de excavación del terreno para las dos plantas de sótano

SANTANDER, 25 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los trabajos de construcción del nuevo edificio administrativo de la calle La Paz avanzan al ritmo previsto y ya ha finalizado la ejecución de los micropilotes que bordean todo el perímetro, por lo que se puede pasar a la siguiente fase, que será la de excavación de los sótanos.

Así lo ha explicado el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Diaz, quien ha señalado que en total se han ejecutado 99 micropilotes con una profundidad media de 13 metros para la contención de todo el perímetro del solar.

Las obras se han suspendido ahora hasta después de las fiestas y cuando se reanuden en enero se podrá comenzar ya la excavación para las dos plantas de sótano que tendrá el futuro edificio, en el que se pretende aglutinar en un futuro todos los servicios relacionados con el área económica del Ayuntamiento.

El proyecto, que se ejecuta a través de la Sociedad de Vivienda y Suelo (SVS), conlleva una inversión de 2,6 millones de euros y tiene un plazo de ejecución de 14 meses.

El concejal ha resaltado que con este nuevo edificio administrativo se contribuirá a la modernización de las sedes municipales y a mejorar el servicio a los ciudadanos y las condiciones de trabajo de los empleados públicos.

Además, permitirá seguir manteniendo en el centro servicios municipales a los que acuden numerosos ciudadanos, ahorrar en alquileres, mejorar el aprovechamiento de los espacios y optimizar la organización de los servicios.

El edificio tendrá una superficie útil de casi 1.500 metros cuadrados repartidos en dos plantas de sótano, planta baja y seis alturas, con acceso a través de un porche cubierto.

Se ha buscado establecer un diálogo con los edificios del entorno, con fachadas que alternan zonas acristaladas con acabados en piedra de Escobedo, material que ha sido una referencia en muchas construcciones de la ciudad, especialmente en la reconstrucción tras el incendio de 1941.

El edificio se ha diseñado desde un principio de permanencia, para que mantenga su vigencia arquitectónica a lo largo del tiempo, y también desde una perspectiva de sostenibilidad social y cultural, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

DISTRIBUCIÓN DE ESPACIOS

El acceso al edificio se realizará a través de un porche cubierto en la esquina suroeste, entre las calles La Paz e Isabel II, y habrá otro acceso secundario por la calle Francisco de Quevedo.

El sótano se destinará a zona de almacén y cuartos de instalaciones. En el semisótano habrá una parte destinada a almacén y otra a usos administrativos. La planta baja albergará zona de acceso y control, vestíbulo e información y las seis plantas de piso con las que contará el edificio en altura tendrán un uso administrativo y de atención al público.

Aunque por normativa solo se necesita un ascensor, se proyectan dos ascensores, de ocho personas de capacidad, para facilitar el acceso más rápido a las diferentes plantas.

Para un mejor aprovechamiento de los espacios, la solución arquitectónica propuesta opta por un concepto estructural de fachada portante, complementado por un núcleo de comunicaciones (escaleras, ascensores, aseos,..) también portante, lo que permite disponer de más superficie libre de pilares para una distribución más flexible de los espacios.

Una de las peculiaridades de esta construcción es que dejará a la vista (en la planta semisótano) los restos arqueológicos de la muralla medieval hallados durante las prospecciones arqueológicas realizadas en el terreno.

Los restos corresponden a las primeras hiladas de los cimientos de la antigua muralla, compuesta por sillares, sillarejos y mampuestos de caliza unidos por argamasa.

Otra característica destacable es que tendrá un consumo energético prácticamente nulo, en la misma línea que está siguiendo la SVS en las promociones de viviendas que lleva a cabo en la ciudad.

La alta eficiencia energética del edificio se consigue principalmente con un volumen de edificio compacto, con un porcentaje de huecos de fachada adecuado, aislamiento de partes ciegas de fachada doble, elementos acristalados triples, cubierta con muy baja transmitancia, ventilación controlada con recuperación de calor y caudal variable, climatización mediante un sistema de volumen de refrigerante variable de última generación, implantación de sistemas de iluminación artificial eficientes y captadores solares fotovoltaicos en cubierta.

Contador