El fiscal pide 17 años de cárcel para un anciano que estranguló a su primo en su domicilio de Ruente

Actualizado 15/03/2007 15:51:10 CET

El juicio, con jurado popular, se celebrará el lunes en la Audiencia Provincial

SANTANDER, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El fiscal pide 17 años de cárcel para José G.G., de 72 años de edad, por un delito de asesinato con alevosía, por el estrangulamiento a su primo octogenario en el domicilio de Ruente, que ambos compartían. El juicio se celebrará, con Jurado Popular, desde el próximo lunes, día 19, en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria.

La fiscalía presenta la atenuante de confesión, ya que el procesado se entregó a la Guardia Civil y reconoció que estranguló a su primo, si bien la Defensa reduce el delito a un homicidio, con las atenuantes tanto de confesión como de arrebato, solicitando una pena de siete años para su cliente.

Según se recoge en el escrito fiscal, José G.G., regresó en el año 2000 a Cantabria tras haber vivido en Venezuela durante "muchos años antes".

Entonces, se dio cuenta de que su madre, que había fallecido cuando el procesado se encontraba en Venezuela, "había vendido la totalidad de sus bienes, incluida la casa del Barrio Gismana, a su sobrino Valeriano San Miguel", primo de José, pasando el acusado a "residir en este domicilio y a depender económicamente de Valeriano". Las relaciones entre ambos primos "eran conflictivas, al no estar conforme José con la referida venta de la vivienda".

Sobre las 12 horas del 30 de enero de 2006, el acusado inició una discusión con Valeriano, que tenía 80 años de edad, sobre la propiedad de la casa.

Entonces, "Valeriano le dijo al acusado que se marchara de su casa o sino vendería la misma y se iría a una residencia, recriminándole que hubiera abandonado a su madre". Estos reproches encolerizaron a José, quien "con intención de acabar con la vida de Valeriano propinó a éste varios puñetazos en la cara, haciéndole caer al suelo de espaldas, golpeándose fuertemente en la cabeza, sufriendo una fractura craneal y contusión encefálica".

LE INTRODUJO LA CABEZA EN UNA BOLSA

Según el Ministerio Público, una vez tendido en el suelo Valeriano, y "sin posibilidad alguna de defenderse", José G.G. "se arrodilló a su lado y, con intención de matarle, tras haber metido la cabeza de Valeriano dentro de una bolsa de plástico, dificultando su respiración, usando ambas manos apretó fuertemente sobre el cuello, la boca y la nariz del mismo" hasta que se asfixió.

Además, el procesado le "dio una o varias patadas sobre los testículos" a la víctima, que le causaron diversas lesiones.

El procesado se desplazó a las dependencias de la Guardia Civil del valle Cabuérniga una hora después, "confesando haber estrangulado a su primo Valeriano tras una discusión".

Por su parte, la Defensa asegura que en el transcurso de la discusión Valeriano "intentó sacar del cajón de la mesa un cuchillo para agredirle" y llegó a "coger por el pecho de la camisa al acusado", quien "propinó al menos dos puñetazos en la cara a Valeriano, a causa de lo cual cayó al suelo, golpeándose fuertemente".

Entonces, José G.G. "agarrándole con una mano por el cuello apretó hasta que creyó haber acabado con su vida, dado el estado de agitación en que estaba sumido".