Julio Gómez-Pomar advierte de que los "grandes cambios" en infraestructuras son "desastrosos" para un país

Publicado 16/07/2015 11:03:28CET
Julio Gómez Pomar
EUROPA PRESS

Ve "curioso" que se ponga en duda la sostenibilidad de la alta velocidad y no la de la sanidad, la educación o las autovías

SANTANDER, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, ha advertido este jueves en Santander que los "grandes cambios" en políticas de infraestructuras son "desastrosos" para un país". "Lo que no se puede hacer es dar golpes de timón que lleven a enterrar recursos y que no haya continuidad", ha asegurado.

En su intervención en el encuentro 'Las empresas multilatinas y su papel en el desarrollo de los países de Iberoamérica', que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Gómez-Pomar ha reivindicado que "es bueno" que estas políticas "sean compartidas por los que tienen vocación de Gobierno".

En este sentido, ha afirmado que es "imprescindible" tener una planificación "a nivel global y de cada uno de los proyectos", al tiempo que ha asegurado que "si uno mira los últimos 50 años, hay consistencia, lo que es bueno para el país, pero si hay inconsistencia, es malo". Asimismo, ha asegurado que el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITV) del actual Gobierno "dejará una línea de trabajo de por dónde tienen que ir" los planes de futuro.

Gómez-Pomar también ha considerado "importante" las infraestructuras porque "nos hace más iguales" y son "esenciales" como políticas de igualdad. "En la medida en que los países tengan infraestructuras en un sentido amplio, es una política solidaria de gran magnitud", ha dicho.

También ha asegurado que "a medida que vivimos en un mundo más complejo, necesitamos más regulación porque la batalla de la desregulación está perdida", al tiempo que acerca de la insostenibilidad de los servicios, ha asegurado que le parece le llama "muchísimo la atención desde un punto de vista académico" que se discuta la sostenibilidad de la alta velocidad y no la de la sanidad, la educación, las autovías o las pensiones en el mundo.

En este sentido, ha calificado de "curioso" que se ponga en duda la sostenibilidad de la alta velocidad cuando los billetes los pagan los viajeros y "está arrojando un beneficio" a la compañía que ofrece este servicio, mientras que "en otros países el pago del billete no llega a cubrir la totalidad del servicio".

"Son cuestiones tan evidentes en la organización social de los países, que es llamativo cómo el foco va a un punto determinado y no a otros", ha considerado Gómez-Pomar.

MANTENIMIENTO DEL STOCK

El secretario de Estado también ha incidido en las distintas formas de financiación de las infraestructuras --pública, privada o mixta--, un ámbito en el que, en su opinión, "se establecen fronteras muy curiosas". Asimismo, ha puesto de relieve el "efecto multiplicador" que tiene la inversión pública en épocas de bonanza, pero que "la mala noticia es que en épocas de crisis, lo primero que sufre es la inversión en infraestructuras porque no hay inversión nueva, se recorta de forma importante y porque se reducen los gastos de mantenimiento".

En este sentido, ha manifestado que "si no se entiende que hay gastos de mantenimientos de stock, se acaban produciendo situaciones importantes de desequilibrio", al tiempo que ha concretado que para este año 2015 Fomento va a invertir un total de 2.000 millones en carreteras, "de los que 1.200 van a inversión nueva y 800 al mantenimiento del stock".

"Esta es una proporción inexorable, no se puede salir de este marco porque hay un deterioro muy muy importante del stock", ha asegurado Gómez-Pomar, quien ha denunciado la "herencia" del anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por llevar a cabo un "método alemán de financiación" basado en que el Estado "soporta el pago" de todo un proyecto el último año "y deja la carga presupuestaria al siguiente Gobierno".

RETOS Y OPORTUNIDADES DE FUTURO

Finalmente, en cuanto a los retos y oportunidades de futuro en el ámbito de la infraestructuras, ha mencionado el uso de las tecnologías inteligentes, que "van a revolucionar" el sector y a "llevarnos a cotas de eficiencia mucho más altas de lo que podemos pensar".

En segundo lugar, ha hecho alusión a la relación de las infraestructuras con el medioambiente y, en concretar, a "los mejores usos medioambientales" que se les pueden dar". "Es decir, cómo se va a solucionar el crecimiento imparable de las ciudades, como en Iberoamérica: apostando por otros medios de transporte o ensanchando las infraestructuras existentes", ha apuntado.

En último término, se ha referido al "problema" del envejecimiento de la población europea, "que no tiene Iberoamérica" y que, a su juicio, es un "elemento transformador" de la forma en que se van a enfocar las infraestructuras en los próximos años.

Para leer más