Los nuevos diputados y senadores tomarán posesión de su escaño el 13 de enero

Publicado 20/12/2015 10:06:43CET
Hemiciclo del Congreso
CONGRESO

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los diputados y senadores elegidos en las generales de este domingo, de los cuales cinco diputados y cuatro senadores lo harán por la circunscripción de Cantabria, tomarán posesión de su escaño el 13 de enero de 2016, el día de la constitución del Congreso y del Senado e inicio de la XI Legislatura, según consta en el decreto de disolución de las Cortes y de convocatoria de los comicios aprobado el pasado mes de octubre.

Las sesiones constitutivas se celebrarán de forma similar, a partir de las diez de la mañana, y en ellas se elegirá a los miembros de las Mesas de ambas Cámaras. A partir de ese momento, comenzará a correr un plazo de cinco días hábiles, hasta las ocho de la tarde del día 19, para constituir los grupos parlamentarios en cada Cámara.

En el Congreso, la sesión constitutiva será presidida por el diputado electo de mayor edad, puesto que, a tenor de las listas presentadas y siempre y cuando consigan ser elegidos, podría recaer en José Ignacio Llorens (candidato del PP por Lleida) o el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo.

Le asistirán, en calidad de secretarios, los dos más jóvenes, uno de los cuales será el encargado de dar lectura a la relación de diputados electos y a los recursos contencioso-electorales interpuestos, con indicación de los diputados electos que pudieran quedar afectados por la resolución de los mismos, según se señala en el Reglamento de la Cámara.

En el caso de la Cámara Alta, también presidirá el senador de mayor edad, que, en este caso, tendrá como secretarios a los cuatro senadores más jóvenes. Tras la formación de esta Mesa de edad, se constituirá de forma definitiva el Senado, salvo que existan impugnaciones contra algunos senadores elegidos por designación directa que afecten a un veinte por ciento del total de los escaños.

A continuación, se procederá, en ambas Cámaras, a la elección de su órgano de gobierno: la Mesa. Para el cargo de presidente, ahora Jesús Posada (Congreso) y Pío García-Escudero (Senado), resultará elegido, en ambos casos, el que obtenga el voto de la mayoría absoluta. Y si en primera votación ninguno de los candidatos lograra dicha mayoría, se repetirá la votación entre los dos que hayan sumado más apoyos y resultará elegido el que obtenga más votos, es decir mayoría simple.

En el caso del Congreso, se elige a cuatro vicepresidentes y en el Senado, a dos. En las dos Cámaras se designan simultáneamente y resultan elegidos los que obtengan mayor número de votos. De la misma forma se designa a los secretarios, que son cuatro tanto en el Congreso como en el Senado.

Concluidas estas votaciones, los elegidos ocuparán sus puestos y el presidente electo presentará y solicitará de los demás diputados y senadores el juramento o promesa de acatar la Constitución. Para poder obtener la plena condición de parlamentario, antes de jurar o prometer sus cargos, los diputados y senadores habrán tenido que presentar las credenciales expedidas en el órgano correspondiente de sus respectivas circunscripciones y haber realizado la declaración de actividades.

Tras la ronda de juramentos o promesas, los presidentes del Congreso y el Senado, que podrán pronunciar un discurso si así lo desean, declararán constituidas las Cámaras, y se lo comunicarán al Rey, a la otra Cámara y al Gobierno.

Las Mesas de cada Cámara se reunirán una vez levantada esta primera sesión para comenzar a formalizar los grupos parlamentarios, que deberán estar creados en los cinco días siguientes. Los parlamentarios que no se adscriban a ningún grupo pasarán a formar parte del Mixto.

Constituidas las Cámaras, el presidente del Congreso informará al Rey y a partir de ahí, el Jefe del Estado abrirá una ronda de consultas con los partidos con representación parlamentaria para poder proponer el candidato a la Presidencia del Gobierno, que habrá de comunicar al presidente del Congreso, para que éste convoque el Pleno de investidura.

SALARIO

Los 350 diputados y 208 senadores surgidos de las elecciones generales de este domingo comenzarán a computar mañana lunes a efectos de su salario, si bien no percibirán retribución alguna hasta enero, cuando se constituyan las nuevas Cortes y asuman la condición plena de parlamentario.

Su asignación básica será de 2.813,87 euros brutos al mes, más una indemnización neta por gastos derivados de su actividad parlamentaria (870,56 euros para los electos por Madrid y 1.823,86 euros para el resto) y complementos en función de su papel en la Cámara.

Así, el presidente del Congreso que resulte elegido el próximo 13 de enero, el día que se constituirá el Parlamento, complementará su sueldo base con otros 9.121 euros por su condición de miembro de la Mesa de la Cámara Baja, de gastos de representación y de gastos de libre disposición. El presidente del Senado cobrará por su parte un complemento de 7.538 euros mensuales.

Por su parte, los dos vicepresidentes sumarán otros 1.209,60 por ser miembro de la Mesa del Congreso, 1.010,83 por los gastos de representación y 707,10 para su libre disposición. De su lado, los secretarios de la Mesa, y los portavoces y portavoces adjuntos de los grupos tendrá unos complementos adiciones por valor de 2.440,3 euros, 2.667,5 euros y 2.087.07 euros respectivamente.

También recibirán un sueldo mayor los integrantes de las diferentes comisiones que se constituyan, el cual variará en función del grado de responsabilidad del puesto que sea ocupado. Así, el complemento de los presidentes de las comisiones se situará en los 1.434,31 euros; el de los vicepresidentes y portavoces de los distintos grupos, en 1.046,48; el de los secretarios en 697,65 euros y el de los portavoces adjuntos en 697,65 euros.

En el caso del Senado, el complemento de los vicepresidentes es de 3.941 y de 3.463 el de los secretarios. Los portavoces cobran un añadido de 2.667 euros y los portavoces adjuntos, 2.087. Los presidentes de comisión tienen un complemento de 1.431 euros, los vicepresidentes y portavoces, de 1.046, y los secretarios de comisión y portavoces adjuntos, de 697.

El Congreso cubrirá además los gastos de transporte de los diputados abonando directamente el precio del billete a la empresa transportista, a no ser que los diputados utilicen su propio vehículo, para lo que se les abonarán 0,25 euros por kilómetro siempre que el desplazamiento esté debidamente justificado.

Los que no tengan coche oficial tendrán a su disposición una tarjeta para sus desplazamientos en taxi por Madrid con un límite de 3.000 euros anuales. Además, si viajan en misión oficial, recibirán 150 euros diarios en concepto de dietas, si salen al extranjero, y 120 euros si el viaje es en territorio nacional.

Los diputados contarán también con una tableta, tipo iPad, dentro del kit tecnológico que se les entregarán cuando se acrediten como miembros del Congreso y que recibieron por primera vez la pasada legislatura. Pero, además, seguirán teniendo un teléfono móvil de última generación, el ordenador del escaño, el del despacho y una línea ADSL en su domicilio. Los senadores, por su parte, recibirán un portátil y un teléfono también de última generación.

Como ya ocurrió en la anterior legislatura, los nuevos diputados y senadores tampoco podrán acogerse al derecho al complemento de pensión del que venían disfrutando los parlamentarios que hubieran sumado más de siete años en ejercicio, pues fue eliminado en julio de 2011. Estas ayudas sólo se mantienen para quienes ya las percibían hasta esa fecha.

De la misma manera, los parlamentarios de la XI Legislatura que cesen tras pasar un mínimo de dos años en el escaño tendrán derecho a la indemnización por cese que ya regía para sus antecesores, pero no podrán compatibilizarla con cualquier otro sueldo, retribución, salario, pensión o dieta de carácter público o privado. Antes esta indemnización sólo era incompatible con otros sueldos públicos.

Para leer más