27 de febrero de 2020
 
Actualizado 21/01/2015 20:26:16 CET

El presupuesto de la UC cae un 20,2% en cuatro años, más que la media

ETS De Ingenieros De Caminos, Canales Y Puertos
UC

Cantabria, es la tercera comunidad autónoma con más descenso en el presupuesto de sus universidades públicas entre 2010 y 2014

SANTANDER/MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de Cantabria (UC) ha reducido su presupuesto un 20,2% en los últimos cuatro años, más que la media del conjunto de las universidades españolas, donde el descenso fue del -15,1%, según un informe de la Federación de Enseñanza de CC.OO sobre la evolución presupuestaria de estas instituciones académicas.

El recorte total producido en la UC asciende a 24,75 millones entre 2010 y 2014, según este informe en función de los presupuestos aprobados por el Consejo Social de la universidad.

Según este estudio, el gasto de personal se ha reducido un 4,9% en la UC los últimos cuatro años y las inversiones reales un 47,4 por ciento en el mismo periodo de tiempo.

En el apartado de ingresos, las transferencias corrientes han disminuido un 12,4% y las transferencias de capital han descendido un 48,8%.

Además, se indica que en los precios públicos, tasas y otros ingresos se han reducido un 10,4% entre 2010 y 2014.

El estudio de CC.OO indica que, "globalmente, la evolución de la financiación ha sido más negativa" que en la mayoría de las comunidades autónomas.

Concretamente, si en lugar de analizar los datos por universidad se examinan por comunidades autónomas --hay varias CC.AA que tienen más de una universidad pública, no así Cantabria-- la región es la tercera donde más caída hubo, solo por detrás del de Castilla-La Mancha (23,14%) y Murcia (21,88%). En términos reales, Cataluña y Madrid encabezan los recortes con 296,3 y 288,2 millones de euros menos, respectivamente.

DATOS NACIONALES

A nivel nacional, con la reducción de los ingresos, la comparación de las partidas de gastos de las universidades públicas de 2010 y 2014 indica una reducción del gasto de 1.523,9 millones de euros.

Según este estudio, las universidades politécnicas son las que han visto reducido su presupuesto en mayor proporción respecto al resto de universidades españolas, aunque los responsables del informe han explicado que esto viene determinado por la reducción de los ingresos por contratos con empresas, derivados de la venta de sus investigaciones.

Así, la Universidad Politécnica de Cataluña, con una reducción de más del 35% del presupuesto en cuatro años, la Universidad Politécnica de Cartagena (-22,36%), la Universidad Politécnica de Madrid (-20,61%) figuran entre las siete primeras universidades en recorte presupuestario porcentual.

Entre las universidades que más han visto reducido su presupuesto en este sentido figuran también la Universidad de Castilla-La Mancha (23,14%), la Universidad Internacional de Andalucía (-22,8%), la Universidad de Málaga (-22,6%), la Universidad de Murcia (-21,74%), la Universidad de Huelva (20,4%) y la Universidad Pompeu Fabra (-20,7%).

De forma genérica, los capítulos de gasto que más se han visto recortados han sido los gastos de inversiones reales (815,1 millones de euros menos), seguidos de los gastos de personal, que se han visto recortados en 484,8 millones de euros. Según los datos aportados por el estudio, la reducción de la inversión en personal supone el 31,8% del total de los recortes.

Según el estudio, el gasto público por alumno en las universidades públicas se ha reducido una media del 16,5 por ciento los últimos cuatro años, a consecuencia del recorte en los presupuestos de las universidades, el aumento de las tasas académicas en algunas comunidades autónomas y la reducción del presupuesto para becas durante este periodo.

Tal y como explica CC.OO, teniendo en cuenta la evolución del IPC entre diciembre de 2009 y el mismo mes de 2013, el porcentaje de pérdida se incrementaría hasta el 23,8%, lo que supondría una reducción total de más de 1.523 millones desde 2010 a 2014, cuando la partida fue de 8.594 millones de euros.

El documento presentado por el sindicato subraya también una reducción del porcentaje del PIB destinado a educación superior desde el 0,97% de 2010 a un 0,83% en 2014.

En este sentido, contrasta el porcentaje del PIB de España para esta partida en 2010 (1,17%) con el que entonces destinaba la media de la UE (1,25%) y que ya se redujo en 2011 hasta ampliar la diferencia a un 0,14%, según los datos disponibles del Eurostat. Según el responsable de la Federación de Enseñanza del CC.OO., Francisco García, esta diferencia "se ha incrementado" de 2011 a esta parte.

Entre las consecuencias de la reducción presupuestaria, García ha destacado el aumento del margen del coste de educación que se permite cobrar en las tasas académicas en las universidades públicas (hasta el 25% en primera matrícula). Según García, la permisión de ampliar las tasas (que se ha hecho efectiva en algunas universidades) señala una tendencia a ampliar el peso del "capital privado" (procedente de las familias) en la financiación de la educación superior.

De hecho, destaca que, además de los ingresos procedentes del patrimonio de las universidades (que experimentaron un superávit de 3,2 millones de euros más en 2014 que en 2010), la única partida de ingresos que creció fue la de tasas y precios de los estudios, con la que las universidades incrementaron su presupuesto en 338,6 millones de euros respecto a 2010.

En cambio, las transferencias corrientes de las comunidades autónomas se redujeron en 1.311 millones de euros, la venta de activos hizo lo propio en 5,7 millones de euros, las transferencias de capital mermaron en 360 millones de euros y los activos y pasivos financieros se redujeron también en 82,9 millones de euros y 104,4 millones de euros, respectivamente, si se comparan los datos de 2010 con los de 2014.

En este sentido, García ha destacado que el recorte de los ingresos procedentes de transferencias de capital, que se emplean para la financiación de los gastos de inversión, suponen una menor posibilidad de las universidades públicas para "ponerse al día" en equipamiento e instalaciones. A juicio del responsable sindical, esta reducción es de especial gravedad "teniendo en cuenta que varias universidades españolas tienen más de 50 años".

Por otra parte, el sindicato ha rechazado el argumento de que la reducción de fondos destinados a la educación superior está aparejada a la evolución demográfica, por la que un menor presupuesto se ajustaría a una población menor en edad de realizar estudios superiores.

Por el contrario, destaca que mientras el gasto por estudiante descendió de forma especialmente acentuada entre el curso 2009-2010 y el curso siguiente, y después continuó cayendo de forma más suave los dos cursos posteriores; el número de estudiantes de las universidades públicas se incrementó durante los dos primeros años para comenzar a caer después.

A juicio del sindicato, esta reducción del número de estudiantes no iría aparejada a la evolución demográfica sino que se produce a partir de los cursos en que la inversión por alumno es menor.