Publicado 22/12/2021 21:26CET

Revilla aplaude las medidas Covid y valora que no haya "restricciones muy radicales"

Coronavirus.- Cantabria pide acelerar la tercera dosis, mantener los fondos a las CCAA y suavizar requisitos de ayudas
Coronavirus.- Cantabria pide acelerar la tercera dosis, mantener los fondos a las CCAA y suavizar requisitos de ayudas - GOBIERNO

"El espíritu que yo he visto en las comunidades y en el propio presidente del Gobierno es que no está por restricciones duras"

SANTANDER, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

El jefe del Ejecutivo cántabro, Miguel Ángel Revilla, se ha mostrado de acuerdo con las medidas adoptadas este miércoles en la Conferencia de Presidentes para luchar contra el Covid, como la recuperación de la mascarilla obligatoria en exteriores -a partir de este jueves- o la administración "masiva" de la tercera dosis de la vacuna, con el compromiso de dosis "suficientes" para que en tres meses el pinchazo de refuerzo llegue a toda la población y se ponga también el primero a todos los escolares.

Así, el regionalista ha valorado el "espíritu" de la reunión y el que no se hayan adoptado "restricciones muy duras" o "muy radicales", como las propuestas por algunas comunidades para el sector de la hostelería, que está "muy tocado". A su juicio, el cierre de establecimientos planteado contribuiría estas fiestas de Navidad a "ahondar" en la situación que vienen padeciendo desde que comenzó la pandemia.

"El espíritu que yo he visto en el conjunto de comunidades autónomas y en el propio presidente del Gobierno es que no está por restricciones duras", ha manifestado Revilla sobre sus homólogos en general y Pedro Sánchez en particular, destacando que no ha habido un respaldo -al menos "verbal"- a las posturas de País Vasco y Cataluña, partidarias de medidas más contundentes en ámbitos como la hostelería.

Es más, el jefe del PRC-PSOE ha desvelado que Sánchez se ha mostrado a favor de que se celebren las tradicionales Cabalgatas, porque "no se puede privar a los niños de que salgan a ver los Reyes" Magos.

En cambio, en Cantabria, el consejero de Sanidad, el socialista Miguel Rodríguez, advertía esta semana a los municipios de que no hagan "planes" de Cabalgatas "normales".

MEDIDAS MÁS VOLUNTARIAS QUE COERCITIVAS

Al margen de esta cuestión, y en general, Revilla ha visto en Sánchez "un planteamiento de que hay que tomar medidas, pero más de carácter voluntario que coercitivas".

También ha subrayado el carácter "conciliador" de la mayoría de las comunidades, partidarias de la vacunación y de medidas de "concienciación", -como que no haya aglomeraciones en espacios cerrados-, pero ha lamentado que dos de ellas -en referencia a Cataluña y Euskadi- hayan apostado por medidas "muy duras".

En este punto, el líder del PRC ha insistido en no hacer "batalla política" de un tema sanitario, aunque ha vuelto a lamentar que no sea "posible".

MEDIAS Y PETICIONES

Entre las medidas planteadas en la Conferencia de Presidentes, y al margen de la mascarilla en exteriores y la tercera dosis, figura también la puesta de militares a disposición de las comunidades para labores de rastreo de casos positivos y contactos, la posibilidad de contratar sanitarios jubilados para reforzar servicios sanitarios que están "colapsados", que el 'pasaporte Covid' tenga una vigencia de seis meses con posibilidad de prórroga por otros tres, o que los vacunados con la tercera dosis no tengan que hacer cuarentena.

Al margen de todas estas opciones abordadas en el cónclave, desarrollado de forma telemática, el presidente cántabro ha aprovechado para insistir en la necesidad de que haya una normativa jurídica que ampare las decisiones que toman las comunidades autónomas y evitar así lo que "es frecuente ver": medidas de las autoridades sanitarias revocadas por los tribunales.

También, ha pedido la prórroga de los fondos Covid a las regiones, al considerarlos "imprescindibles" debido al gasto que la pandemia está ocasionando. Petición que "se va a estudiar", ha valorado Revilla.

En línea con lo anterior, ha reclamado que se cambien las condiciones para acceder a las ayudas a pymes y autónomos, de las que se consignaron 50 millones a Cantabria y que se han prorrogado, aunque "no hay manera de colocar" por la "dureza" de los requisitos.

Un asunto que afecta a todas las comunidades -menos a Canarias y Baleares, donde la justificación es "más liviana"- y que igualmente será estudiado, según ha indicado Revilla en la rueda de prensa convocada tras la conferencia.

A preguntas de los periodistas, ha precisado que no se ha adoptado ninguna decisión respecto a quienes no se han vacunado y tampoco se ha hecho hincapié en el 'pasaporte Covid', obligatorio en Cantabria y otras comunidades para acceder a determinados establecimientos y eventos.

Revilla ha recordado que se trata de una iniciativa "disuasoria" para aquellos que han rechazado ponerse la vacuna, y cree que "si se impone a todos los niveles", como cines, teatros o citas deportivas, la gente "acabará vacunándose".

"Ya que no hay una disposición que les obligue a vacunarse, sí al menos acorralarles para que tengan que vacunarse si quieren hacer una vida normal", ha apostado.

LA TERCERA DOSIS, LA PRIORIDAD

Con todo, "la prioridad absoluta" es, a ojos de Miguel Ángel Revilla, la aplicación de la tercera dosis, pues sin ella las vacunas "pierden eficacia".

En este sentido, ha indicado que, de acuerdo con estudios realizados en Cantabria, la efectividad del fármaco de Janssen es del 13% a los seis meses del pinchazo, y del 43% la de Pfizer y del 58% la de Moderna al cabo de ocho meses.

"Si no hay una tercera dosis de refuerzo, seguimos teniendo cantidad de contagios. Cierto que con una gravedad muchísimo mejor", ha expuesto y reconocido el presidente cántabro.

En este sentido, ha indicado que la mitad de los pacientes ingresados en la actualidad en cuidados intensivos en la región no están vacunados, al igual que el 25% de los que están en planta. Y el resto, se encuentran hospitalizados no por problemas respiratorios propios del Covid, sino debido a otras patologías, ha aseverado.

Así las cosas, el jefe del Gobierno regional ha reconocido que la situación del coronavirus es "complicada", pero no tiene "nada que ver" con la de hace un año, cuando la presión sanitaria era "mucho mayor", ha comparado para concluir.