Actualizado 23/09/2015 14:55 CET

Revilla cree que el cambio regulatorio y de primas a la fotovoltaica es una "presunta estafa de Estado"

Miguel Ángel Revilla con representantes de ANPIER
GOBIERNO DE CANTABRIA

ANPIER espera que 2016 sea un año "clave" en el que haya un "nuevo Gobierno" central y comiencen a resolverse las demandas presentadas

SANTANDER, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha denunciado la "tropelía" cometida, en su opinión, contra las 62.000 familias españoles que invirtieron unos 25.000 millones en plantas fotovoltaicas y que se vieron afectadas por el cambio del modelo regulatorio y del sistema retributivo de primas pues, a su juicio, constituye una "presunta estafa de Estado".

Y es que para Revilla el Estado "incitó" entre 2007 y 2008 a estas familias a ser "patriotas" e "invertir por España" en este tipo de instalaciones para, posteriormente, reducir las primas, primero el del PSOE, que según ha señalado, las recortó un 30%, y luego el del PP, que lo hizo hasta un 50% y modificó el marco jurídico, llevando a estos inversores "a la ruina".

Así lo ha dicho en declaraciones realizadas tras reunirse con el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (ANPIER), Miguel Ángel Martínez-Aroca, y también con el representante de este colectivo en Cantabria, Alberto Cuartas, que fue delegado del Gobierno en la comunidad autónoma con el PP.

Revilla, que ya ha participado en protestas apoyadas por ANPIER para denunciar la situación de estas familias, ha comparado este tema con la "estafa" de los bancos con las preferentes pero ha considerado que, incluso, es "más grave" porque viene del Estado.

El presidente cántabro se ha comprometido con ANPIER a denunciar esta "tropelía" en aquellos foros a los que asista y la situación "angustiosa" de estas familias, a las que ha expresado "todo su apoyo".

Tras escuchar las palabras de Revilla, Martínez-Aroca ha agradecido este "apoyo decidido" --que, según ha dicho, se suma al obtenido por varios presidentes autonómicos, incluidos algunos como el de Murcia, el 'popular' Pedro Antonnio Sánchez-- y "su alta responsabilidad" frente a este asunto.

En este sentido, ha asegurado que el Gobierno del PP "ha llevado al límite de su resistencia" a estas familias, que hicieron lo que "el propio Estado les pidió" y contra las que, a su juicio, se ha cometido un "exterminio programado".

Según los datos ofrecidos, de los 25.000 millones invertidos por estas familias, 100 millones proceden de algunas cántabras en parques fotovoltaicos fuera de la comunidad autónoma ya que en la región no hay ninguno.

Según ha denunciado, a estas familias, que no han hecho "ningún mal" a España "sino todo lo contrario" intentando evitar las importaciones de petróleo y gas, se les quire "expulsar del sistema eléctrico" para que "cuatro compañías eléctricas sigan repartiéndose ingresos multimillonarios".

Desde ANPIER han avisado de que "no van a aceptar que España" siga por el camino del consumo de energías fósiles y contaminantes cuando "todo" el planeta apuesta por las limpias.

En este punto, el presidente de ANPIER ha explicado que, aunque es un tema nacional, las comunidades autónomas pueden, por una parte legislar en sus territorio "para promocionar" el desarrollo de energías renovables y, por otra, pueden ser una "voz unánime" para denunciar lo ocurrido.

2016, UN AÑO "CLAVE"

Martínez-Aroca ha explicado que, además de la línea política, buscando el "apoyo" de los presidentes autonómicos, hay abierta una judicial, con más de 6.000 demandas ante el Tribunal Supremo y "otras tantas" ante la Audiencia Nacional; ocho recursos de incostitucionalidad, de los cuales hay tres de comunidades autónomas del PP y 24 arbritrajes internacionales.

El presidente de ANPIER ha señalado 2016 como un año "clave" ya que, por una parte, espera que las elecciones nacionales propicien un "nuevo Gobierno" y, por otra, confían en que comiencen a producirse los primeros pronunciamientos de la Justicia sobre sus demandas.

CAMPAÑA 'CAMINO DEL SOL'

ANPIER puso el pasado 10 de septiembre en Madrid la campaña 'El camino del sol', con la que aspira a provocar la mayor movilización social del sector para pedir un cambio en el modelo energético para que se sustituya por uno que esté "fundamentado" en las energías renovables y la eficiencia energética sobre un plan programado de abandono de los combustibles fósiles.

"Queremos el fin de la dictadura energética que soportamos, exigimos que la energía se democratice y el objetivo de un modelo energético basado 100% en energías renovables para 2015", afirma.

Así se señala en un manifiesto, con el que se busca recoger firmas, el cual ha sido firmado este miércoles por Revilla, presidente autonómico y secretario general del PRC, y por la vicepresidenta regional, consejera de Investigación, Universidades, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, que, a su vez, es secretaria general del PSOE cántabro y presidenta del grupo parlamentario socialista en la Cámara Regional.

Desde ANPIER también le ha sido remitido el manifiesto a Ciudadanos y Podemos, con representación en el Parlamento regional, que, según la asociación, se han comprometido a analizarlo y dar una respuesta.

También se prevé facilitarlo a los representantes del PP, según ha informado ANPIER en una rueda de prensa posterior.

El presidente de ANPIER ha acusado al PP de haber "engañado" a las familias inversoras al no "reponer", tal y como se comprometió, la "seguridad jurídica" de las familias con la que acabó, según la asociación, en 2010 el entonces ministro de Industria Miguel Sebastián (PSOE).

Ahora, ANPIER critica que el PP, ahora en el Gobierno central, está "blindado" al diálogo y "no quiere saber nada" de estas familias productoras de fotovoltaicas. Además, le ha acusado de "destrozar" con su reforma energética el marco normativo que "dio pie" a la instalación de los parques fotovoltaicos y de aplicar "recortes desproporcionados" a estos productores.

En el manifiesto de ANPIER se reclama que la política energética de España pase a ser una "verdadera política de Estado consensuada con la sociedad civil, el sector y los territorio" y se pide un "sistema eléctrico asequible que aporte competititvidad y bienestar y no un sistema que genere réditos millonarios para unos pocos".

Según ANPIER, el "oligopolio" en el sector eléctrico en España formado por estas cuatro compañías, al que el PP "está protegiendo", se lleva 7.000 milones de euros de beneficios, lo que supone de hasta el 500% más de los márgenes que tienen otras compañías del sector en otros países de la UE.

También la asociación en su manifiesto reclama que "se democratice el acceso a producir energía y que se reconozca el autoconsumo con derecho".

Una auditoría de los costes del sistema; una modificación "inmediante" de las normativas que, a su juicio, "están destrozando la seguridad jurídica y la confianza en las inversiones en este país" son otras de las reclamaciones del manifiesto.

En él se pide que se "restituya a los productores de enrgías renovables los derechos que les otrogaron las leyes que dieron origen a sus instalaciones" y pide "justicia" para las familias que invirtieron en fotovoltaicas 25.000 millones, de los cuales 18.000 aún deben a los bancos.

En España, casi todas las comunidades autónomas, no Cantabria, tienen algunos de estos parques con un total de 4.300 megawatios de potencia instalada.

A pesar de que ello, desde ANPER siguen defendiendo que la comunidad puede "tener futuro" en el campo de las energías renovables y en las fotovoltaicas con "miles de tejados" de vivienda y de empresas para instalar paneles.

Además, ha defendido que las "condiciones de luz" de Cantabria son "óptimas" para producir energía fotovoltaica, pese a que no siempre luzca el sol. En este sentido, han explicado que los niveles de radiación de la comunidad autónoma son "similares" a los de Italia, país que sí está apostando por este tipo de energía.

Para leer más