Actualizado 04/08/2021 17:23 CET

Revilla insiste en obligar a vacunarse: "un 5% insolidario es una bomba"

Archivo - El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, recibe la vacuna contra el Covid en el centro de salud de El Astillero
Archivo - El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, recibe la vacuna contra el Covid en el centro de salud de El Astillero - GOBIERNO DE CANTABRIA - Archivo

Considera que el pasaporte Covid no está en vigor tras la resolución judicial y entiende que los hosteleros estén "indignados": "yo también lo estoy"

SANTANDER, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha defendido de nuevo que se busque algún "resquicio legal" que permita hacer obligatoria la vacuna frente al Covid-19 basándose en la salud pública general y en no poner en peligro el interés colectivo.

En este sentido, ha señalado que se calcula que la población española que rechaza vacunarse supone en torno al 5% del total, "por fortuna no tanto" como en EEUU y algunos países europeos que alcanzan el 30%. Sin embargo, "solo un 5% insolidario que no se vacune es una bomba andante permanente", ha sentenciado.

Y aunque entiende que "jurídicamente será difícil" que la vacuna sea obligatoria, ha recordado que en Francia ya lo es para algunos trabajadores -como personal sanitario y aquellos que están en contacto con personas vulnerables- y que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le trasladó "con gestos" que está de acuerdo con su opinión.

"Cuando se lo explique al presidente no es que me contestara de manera verbal, pero con gestos venía a asentir lo que yo decía", ha dicho Revilla, que pidió la vacunación obligatoria a Sánchez la semana pasada en la Conferencia de Presidentes.

"Yo soy partidario de que nos vacunemos todos y, si hay un resquicio legal que lo permita, que se obligue a la gente a vacunarse", ha defendido el jefe del Ejecutivo cántabro tras señalar que le molestaría, estando vacunado él y las personas de su entorno, tener que convivir con personas que no quieren vacunarse, porque "son potencialmente contaminadores de los demás".

Revilla ha recordado que en EEUU incluso pagan a los ciudadanos por vacunarse, un método que descarta porque insiste en que "los jueces tendrían que entender que si está en peligro la colectividad no puede haber nadie que se escaquee de la obligación de estar vacunado, por propio interés, pero sobre todo por el interés solidario de su entorno".

Así ha respondido este martes a preguntas de la prensa después de que el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, manifestara ayer a los medios que la obligatoriedad de la vacuna que pide el presidente es más una cuestión jurídica que sanitaria. "El consejero tiene su opinión y el presidente tiene la suya. Así de claro", ha sentenciado al respecto Revilla, que ha hecho estas declaraciones en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, donde ha acudido para presentar el 'ecobús' del recinto.

PASAPORTE COVID

De hecho, Revilla y Rodríguez han discrepado también en cuanto a la vigencia de la resolución que marca la necesidad de tener el pasaporte Covid para entrar a los establecimientos hosteleros, que no está clara después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria dejara el viernes sin efecto el cierre interior de estos locales en municipios en nivel tres de riesgo por coronavirus.

El consejero manifestó el fin de semana que entiende que la necesidad de tener pasaporte Covid para entrar en los establecimientos está en vigor, mientras que Revilla ha respondido hoy lo contrario.

"No sigue estando en vigor porque cautelarmente está rechazado por los tribunales". "Por lo tanto, ahora puede entrar todo el mundo", aunque el pasaporte sería necesario si el TSJC autoriza las medidas de Sanidad tras estudiar las alegaciones presentadas ayer por la Consejería, ha explicado el presidente.

Y aunque cree que la medida ahora no está vigente, sí defiende la necesidad de contar con dicho pasaporte, que "acabará imponiéndose de manera que cuando estemos con una persona sepamos Si esa persona está vacunada o no". "Es algo como una presentación ahora que hace que puedas acercarte con más libertad a las personas que si sabes que estás en un entorno donde la gente se ha negado a vacunarse", ha opinado.

Al hilo de la incertidumbre en torno a la vigencia del pasaporte, ha reiterado que el "gran fallo" tras el fin del estado de alarma
es la falta de instrumentos jurídicos para que las comunidades tomen medidas de control de la pandemia.

En este sentido ha lamentado que el Gobierno central manifestó que iba a poner en marcha esas garantías jurídicas, pero no ha sido así. "Mentira, porque estamos viendo que en cada comunidad los jueces actúan de una manera, porque no tienen una norma de rango superior homologable para ser seguida por todos". "El Gobierno de España ha dicho: arréglense ustedes, nos ha mandado el paquete a las autonomías", ha criticado.

"Acaba de llamarme ahora el presidente Asturias, que le han denegado el toque de queda a la una. A nosotros nos lo han autorizado, en Canarias no, en otros sitios sí, porque no ha habido un cuerpo de doctrina" unificado desde el Tribunal Supremo que, a su juicio, debiera haberse preparado antes del fin de estado de alarma.

HOSTELEROS

Y preguntado por las quejas de los hosteleros por los continuos cambios en las restricciones, Revilla ha dicho que entiende "que estén indignados, porque yo también estoy indignado", pero ha reconocido que "no sabemos nada del Covid" y "no se puede planificar" la forma de actuar.

En este sentido, ha defendido la forma de actuar de la Consejería de Sanidad, que decidió desde el comienzo de la campaña de vacunación inmunizar primero a las personas mayores y vulnerables, "de ahí que seamos creo que la única comunidad de España que tiene a todo el mundo de más de 60 años vacunado".

"Ahí estoy de acuerdo con Sanidad, en otros casos no estado de acuerdo", ha sentenciado el presidente, explicando que la intención era "cortar de raíz los muertos y atacar con la vacuna a los que tienen más de riesgo".

"Si hubiéramos atacado a la población joven probablemente los contagios hubieran sido menores, pero estoy seguro de que en este momento estaríamos hablando una cifra de muertos mucho mayor de la que estamos teniendo, que es muy escasa", ha incidido.

Y es que ha destacado que la quinta ola está siendo incluso "peor que la primera" en cuanto a contagios, no así en muertes gracias al avance de la vacunación. "Si nos llega a coger sin vacuna hubiera sido tan perniciosa o más que la ola de marzo" de 2020.

Por ello, ha defendido que Sanidad está actuando según el criterio sanitario, pero algunas de sus medidas, como las que afectan a los hosteleros, se encuentran con el freno de la Justicia.
"Pues claro que están indignados, y yo también. Porque cada día que se toma una resolución en Sanidad estoy 24 horas pendiente de a ver si los jueces la ratifican o la rechazan, cómo no vamos a estar indignados todos", ha concluido Revilla.