Revilla pedirá a Rajoy soluciones para el sector lácteo y para Torrelavega

Actualizado 23/10/2015 10:50:32 CET
Miguel Ángel Revilla. Presidente de Cantabria
GOBIERNO

Además de la financiación íntegra de Valdecilla y el tren de altas prestaciones

SANTANDER, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha avanzado este viernes que, además de la financiación del Hospital Valdecilla y el tren de altas prestaciones, el próximo 2 de noviembre también reclamará al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, soluciones para la crisis del sector lácteo y para la reindustrialización de Torrelavega.

En declaraciones a la prensa tras reunirse a primera hora con representantes de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y el colectivo Stop Desahucios, Revilla ha reiterado que, aunque la reunión con Rajoy será "atípica" debido a que tendrá lugar en periodo preelectoral, él acudirá a "plantear" esas "reivindicaciones" de Cantabria al Estado.

Ha indicado que le reclamará soluciones para la situación que atraviesa la ganadería en Cantabria, principalmente la dedicada al sector lácteo, que forma parte de la "cultura" de los cántabros y que es esencial para la fijación de población en las zonas rurales.

"Muchos están con precios de la leche de hace 25 años y están desesperados", ha dicho el presidente, que ha insistido en que el Estado debe poner en marcha medidas para paliar esa situación para que, al menos, Cantabria pueda conservar las 1.800 o 1.900 explotaciones que quedan.

Como "gallego que es Rajoy y estando en Galicia el 40% de este problema", Revilla ha manifestado no entender por qué desde el Estado "no se declara de interés estratégico la conservación del sector lácteo" del que, ha insistido, depende la gente de los pueblos.

Revilla ha considerado que, entre las soluciones, se debe establecer un "precio fijo y mínimo", que ha augurado que "a ningún consumidor ni a las empresas lácteas le iba a suponer algo inabordable". "Que el litro se pueda vender a 0,75 ó 0,80 euros en un supermercado y así poder pagar a los ganaderos 0,35 ó 0,36 para al menos poder cubrir los costes", ha añadido.

Igualmente, el presidente cántabro ha indicado que, en la reunión con Rajoy, desde Cantabria "evidentemente también vamos a plantear" la reindustrialización de Torrelavega y su comarca, algo que el Estado ya ha hecho en otras zonas de España.

"Le vamos a plantear que hay una zona en Cantabria con un problema tremendo de desindustrialización, que es la comarca del Besaya, donde hay un paro muy superior a la media nacional, y que, igual que ha hecho en otras zonas de España, el Gobierno respalde la medida que hemos tomado a nivel regional de declararle zona de urgente reindustrialización", ha apelado Revilla.

FINANCIACIÓN DE VALDECILLA Y TREN

El presidente regional ha insistido en que pedirá a Rajoy la financiación íntegra de Valdecilla y la dotación a la región de un tren de altas prestaciones porque él mismo "ha hecho esas promesas al pueblo de Cantabria" y, en su opinión, en el caso de que siga gobernando tras el 20 de diciembre, tendrá que decir "si las va a cumplir o no".

"No es ninguna petición que no haya cumplido en el resto del país", ha enfatizado, insistiendo en que un hospital público como Valdecilla "tiene que ser financiado a nivel nacional".

En el caso del tren de altas prestaciones, ha reivindicado que Cantabria "no puede quedarse al margen" cuando el Estado ha creado una red de AVE que "llega a todos los puntos de España" menos aquí. Así, ha destacado que "Cantabria tiene que tener un tren digno para poder competir con los vecinos y que la Comunidad pueda tener un mínimo desarrollo".

Revilla ha advertido que estas dos últimas reivindicaciones al Estado "son promesas que ha hecho por escrito el propio presidente" y, por ello, él se las va a reclamar, y a ellas sumará la petición de soluciones para la crisis del sector lácteo y para la reindustrialización del Besaya.

Para concluir, el presidente ha lamentado que la reunión con Rajoy se producirá en una situación "en precario" ya que, ha insistido, el presidente del Gobierno ha tardado cuatro meses en recibirle desde que tomó posesión --el 1 de julio--.

Para leer más