Revilla ve "muy difícil" un pacto con el PP por su "aversión enorme" al PRC

Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria
FUNDACIÓN ESTUDIOS RURALES - Archivo
Publicado 03/09/2018 20:28:15CET

SANTANDER, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria y secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, ha manifestado que ve "muy difícil" y "complicado" un pacto con el PP, incluso aunque ahora lo lidere María José Sáenz de Buruaga, debido a la "aversión enorme" de los 'populares' hacia los regionalistas.

Una aversión que Revilla ha dicho que no entiende "por qué" es ya que, a su juicio, él no ha pronunciado ninguna "declaración negativa" por ejemplo del exministro de Fomento y exalcalde de Santander, Iñigo de la Serna, a pesar de la "beligerancia increíble" que ha tenido contra su persona.

"Creo que no habrá nadie que pueda sacarme un corte de alguna declaración mía negativa por ejemplo de Iñigo de la Serna, que fue durante algún tiempo el mirlo blanco del partido y que todo el mundo pensaba que iba a ser el candidato, y que tuvo una beligerancia contra mi persona increíble y yo prácticamente ni le he replicado", ha dicho Revilla en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press.

El presidente cántabro ha señalado que entiende que "la oposición tiene que meterse con el que está gobernando" pero también considera que a él y a su partido, el PRC, la gente les conoce "suficientemente", por lo que, ha añadido, "no tengo que estar todos los días demostrando que soy honrado y que meto horas" aunque le "ataquen por todos los sitios".

Frente a la relación actual del PRC y el PP, Revilla ha asegurado que "añora otras etapas" en la que regionalistas y 'populares' fueron "capaces de pactar" aunque cree que aquello era posible porque "había gente absolutamente normal". Así, ha indicado que en la etapa de José Joaquín Martínez Sieso "hubo un entendimiento absoluto entre los dos partidos" y cuando había críticas eran en "un tono entendible".

En este sentido, el líder regionalista ha apuntado que "a veces se han dicho cosas de mí..." que, según ha dicho, le han dolido. Entre esas cosas, ha citado, "que se ponga en duda por ejemplo mi honradez, que digan que no trabajo o que el Gobierno está en manos de otros y que yo no pinto nada".

"Su aversión es tan evidente que incluso se meten con que yo abra las puertas del Gobierno para que venga la gente a que se hagan una foto conmigo, y que dicen que tengo un afán tremendo de protagonismo... si a mi ya esto me agobia bastante, el que no pueda ya casi ni andar por la calle", ha apostillado.

Cuestionado por el pacto de gobierno con el PSOE y si le está dando "dolores de cabeza", Revilla ha afirmado que "no demasiados" más allá de la "crisis" generada cuando el actual secretario del PSOE y delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga, ganó las primarias a su antecesora y vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos.

"Hubo ahí una operación donde ellos legítimamente decidieron hacer cambios, pero yo les hice ver que, a dos años de las elecciones, no se podía hacer una remodelación completa del Gobierno porque, entre otras cosas, la vicepresidenta era la que había firmado conmigo el pacto de gobierno", ha relatado Revilla.

Y ha indicado que, aunque los regionalistas "transigimos en el tema del consejero de Educación (Ramón Ruiz, que salió del Gobierno y fue relevado por Francisco Fernández Mañanes), aquella "crisis no tuvo ni un solo día al Consejo de Gobierno ausente a ningún consejero". "Duró lo que duró pero hubo gobernabilidad absoluta, para bien, peor o como fuese, pero el Gobierno ha estado siempre activo y jamás ha habido ninguna consejería sin consejero", ha apostillado.

En el marco del pacto de gobierno con el PSOE, Revilla también ha hablado de la situación de la consejera de Sanidad, María Luisa Real, debido a las irregularidades contractuales detectadas en el Servicio Cántabro de Salud (SCS).

Para Revilla, "el tema de Sanidad es muy injusto" porque, según ha señalado, él ha visto toda la documentación y "no hay ninguna corrupción, hay irregularidades". "En un gobierno hay irregularidades siempre", ha dicho y ha citado el "fraccionamiento de contratos" que, ha añadido, "se hacen por agilizar a veces".

Preguntado por si "pondría la mano en el fuego" porque no ha habido ningún delito en la contratación del SCS, el presidente regional ha dicho que está "seguro que no" pero, en cualquier caso, ha indicado que hay que esperar ya "a ver que dice" la Fiscalía que tiene el asunto ahora "en sus manos".

Si de la investigación de la Fiscalía hubiese una imputación, Revilla ha asegurado que "claro que tiene que cesar un miembro del Gobierno" pero ha insistido en que, por el momento, no la hay.

"Dejemos el tema porque está en manos de la fiscal general de Cantabria que creo que si ve un delito aplicará la ley y en el momento en que impute a algún consejero, sea del PSOE o sea del PRC, esa persona tiene que salir del Gobierno, pero mientras tanto lo que hay son simples irregularidades", ha dicho.