El sector de productos pesqueros recibió 72 millones y destruyó 835 empleos

Actualizado 01/04/2015 12:13:44 CET
Representantes CCOO sector agroalimentario
EUROPA PRESS

Denuncia que se "inyecta dinero en un sector que destruye empleo" y pide seguimiento de las plantillas y enfoque social de las ayudas

SANTANDER, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El subsector de productos de la pesca en Cantabria recibió entre los años 2000 y 2013 un total de 72,3 millones de euros de ayudas públicas, de las administraciones regional, estatal y europea, pese a lo cual, del 2002 al 2014 se destruyeron en la región 835 puestos de trabajo en esta actividad, al pasar de 2.400 a algo más de 1.560 empleos.

Son datos de un estudio elaborado por el sindicato Comisiones Obreras, que lo va a presentar a los candidatos de los diferentes partidos a la Presidencia del Gobierno autonómico para que "se mojen" y se comprometan a un plan estratégico en el sector, con el que relanzar la actividad pesquera y el empleo.

El informe, --en fase preliminar y realizado a partir de datos de 64 empresas con más de cuatro trabajadores de Santoña, Laredo, Colindres y Castro Urdiales--, ha sido presentado este miércoles en rueda de prensa por el secretario general de CCOO en Cantabria, Carlos Sánchez, y los responsables de las federaciones agroalimentarias estatal y autonómica, Jesús Villar y Jesús Gallo, respectivamente.

De acuerdo con el estudio y los sindicalistas, "el impacto de las ayudas" de pesca en el ámbito laboral cántabro (ayudas destinadas a la creación de nuevas empresas, mejora de instalaciones y tecnologías, compra de maquinaria, etc) "ha sido el descenso del empleo".

AYUDAS Y EMPLEO

En este sentido, los portavoces de CCOO han detallado que la región recibió durante trece años la cantidad "estimable" de 72,3 millones de euros (57,4 millones entre los años 2000 y 2006 y 14,9 millones en el periodo 2007-2013). A estas cifras habría que sumar más de 44 millones percibidos de 1994 y 1999, que aún no les han detallado y, por tanto, no constan en el estudio, al igual que tampoco figuran las cuantías correspondientes a 1986-1993.

Los datos incluidos han sido aportados por la consejería del ramo y se han obtenido también de boletines oficiales. Según los mismos, el 80% de las empresas de la región han recibido algún tipo de ayuda. Por tamaño, las grandes y medianas (de más de 50 trabajadores y de entre 31 y 49 empleados, respectivamente) se han beneficiado cada una de ellas del 31% de las ayudas, esto es, del 62% entre ambas.

Por su parte, las pequeñas (de 15 a 30 trabajadores) han percibido el 13,3% y los obradores (con plantillas de 5 a 14 operarios) el 24,28%, según el estudio.

Mientras, el empleo ha evolucionado de forma negativa en el sector en los últimos años, al pasar de un total de 2.401 puestos de trabajo en el año 2000 en las 64 empresas analizadas a 1.566 al cierre del pasado ejercicio, es decir, una pérdida de 835 empleos, el 35% del total. En este tiempo se han cerrado, además, ocho empresas, hasta situarse en 56 aquellas que cuentan con más de cuatro trabajadores.

Si se atiende al tamaño de las fábricas, "las más grandes son las que más empleo destruyen", según los representantes del subsector de productos pesqueros del sindicato, que han precisado al respecto, y a modo de ejemplo, que las que cuentan con más de medio centenar de operarios han expulsado del mercado de trabajo a más de la mitad de sus plantillas, el 56%, al pasar de cerca de 1.400 empleados a poco más de 600 en doce años.

En las fábricas medianas, el descenso del empleo ha sido del 27,8% (de 600 a 433), mientras que en las pequeñas y obradores se ha producido incremento del número de trabajadores, del 26,5% y 21,7% respectivamente, lo que se traduce en 64 y 40 empleados más en cada caso.

SEGUIMIENTO DEL EMPLEO Y ENFOQUE SOCIAL DE LAS AYUDAS

Ante estos datos, CCOO cree que al conceder las ayudas se debe insistir en el mantenimiento y la creación de empleo, y no solo el mantenimiento de la actividad durante cinco años, sea "con uno o cien trabajadores". Así, el sindicato es partidario de que se haga un seguimiento de la plantilla.

Desde la formación también lamentan que no haya habido ningún "enfoque social" en la ayudas del Fondo Europeo de Pesca, es decir, que los empleados no se han visto beneficiados por los fondos.

"No han visto ni un centavo", sentencian los sindicalistas agroalimentarios, que reivindican al respecto medidas socio económicas para rejuvenecer al sector, en el ámbito de las prejubilaciones o ayudas al desempleo para trabajadoras fijo-discontinuas, extremo este último que supone "una especie de ERE permanente".

SE INYECTA DINERO EN UN SECTOR QUE DESTRUYE EMPLEO

Desde CCOO, además de dar a conocer las ayudas y su impacto en el empleo, ya que se está "inyectando dinero en un sector que destruye empleo", aspiran con este informe a sensibilizar a los responsables políticos y sociales sobre la necesidad de cambiar el enfoque de las cuantías y que éste sea "más social".

Así, creen que los poderes públicos deben tener en cuenta a qué empresas y en qué condiciones de empleo se conceden las ayudas para evitar casos como el de Conservas Cíes, que ha llevado a cabo inversiones "meramente especulativas", según han denunciado. En este sentido, han asegurado que la empresa, radicada en Santoña, recibió 7,3 millones para construir una nueva fábrica en Astillero que "cerró al año".

Para leer más