Actualizado 02/04/2012 23:14 CET

Serna defiende que el Gobierno no tuvo "nada que ver" en la decisión de Colegios del Mundo de renunciar al proyecto

Maqueta de la sede de Colegios del Mundo Unido en Comillas
UWC

El PRC acusa al Gobierno de "dañar la credibilidad" de Cantabria con la renuncia de Colegios del Mundo

SANTANDER, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Grupo Parlamentario Regionalista, Rafael de la Sierra, ha acusado al Gobierno de Cantabria de provocar un "daño irreparable" a la "credibilidad" de la comunidad autónoma tras la renuncia de la Fundación Colegios del Mundo Unido a ubicar en Comillas el que hubiera sido su primer centro en España, una decisión con la que el Ejecutivo "no ha tenido nada que ver", ha puntualizado el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Miguel Ángel Serna.

Frente a la acusación de De la Sierra de ser el "colaborador necesario" de Diego para "cargarse" y "echar por la borda" el proyecto, Serna ha recordado que fue la propia Fundación la que reconoció el cumplimiento de los compromisos del Ejecutivo, cuando hizo público que desistía.

Por tanto, culpar al Gobierno supone acusar a la Fundación de mentir, ha argumentado el consejero, quien ha reivindicado que el Ejecutivo "cumplió en todo momento su compromiso" y ha relatado las "dificultades" de esta entidad para conseguir inversores privados que financiaran las becas (cada alumno cuesta 40.000 euros anuales).

Eso fue "lo que llevó al patronato a no seguir", ha asegurado Serna, mientras que, al contrario, para el PRC lo que sucedió es que la Fundación "se ha visto obligada" a renunciar ante la "torpeza y prepotencia del Gobierno".

De la Sierra ha descrito una estrategia que perseguía "aparentar apoyo al proyecto", mientras en realidad se hacía "todo lo posible para que desapareciera", y ha enumerado al respecto las críticas del presidente Ignacio Diego al proyecto ya en su debate de investidura, sus peticiones de "silencio" o sus advertencias sobre "irregularidades contables".

Es esta, la de "apoyar y rechazar", una "táctica torticera", a juicio del PRC, en la que Diego "contó con la inestimable colaboración" del consejero Serna, de quien De la Sierra no entiende que esté "aliviado" (como declaró cuando se hizo pública la renuncia al proyecto) salvo que haya "razones ideológicas".

En su intervención, De la Sierra acusó al Ejecutivo de "echar por la borda" los "activos" del proyecto, entre los que ha citado los económicos (la generación de ingresos, la creación de puestos de trabajo, la recaudación de impuestos para las arcas regionales) como otros no económicos (las sinergias con la Fundación Comillas, la presencia de la institución en Cantabria, los factores culturales...).

Unos argumentos que Serna define como "evidencias", pues, tal y como ha defendido, los comparte, al entender que el colegio suponía "un gran bien" para Cantabria. Con todo, el consejero ha objetado que a él le "preocupan la educación de Cantabria, las empresas de la región, los alumnos y trabajadores de la comunidad "un poco más" que los docentes y estudiantes extranjeros.

"ALIVIO" DE 58 MILLONES

Además, el consejero ha censurado la "irresponsabilidad" del anterior Gobierno por comprometer los 58 millones de inversión "que no tenían" y pese a estar ya en funciones --cuando ya habían pasado las elecciones que dieron la victoria al PP, pero este no había formalizado su acceso al Ejecutivo--.

Respecto a las afirmaciones sobre el "alivio" que Serna dijo sentir, el consejero ha explicado que "alivio es cuando te quitan un poco de una pesada carga". Y dado que la "carga" dejada por el anterior Gobierno es "muy pesada", el hecho de no tener que asumir esos 58 millones de euros era como quitarse "otra carguita", lo que le produjo "un cierto alivio", mezclado, ha matizado, con el "pesar por lo que se pierde". "Se pueden sentir las dos cosas", ha defendido el consejero.

A De la Sierra no le han convencido estas explicaciones, y ha insistido en que con su actitud, el Gobierno ha creado la "impresión" de que Cantabria "no es una región seria", en un proyecto que, ha recalcado, era "de España, no de Cantabria", y todo "con máxima publicidad y estruendo".

ARTES ESCÉNICAS Y COLEGIOS

Por otro lado, los colegios de Castro Urdiales y de Piélagos están pendientes de los últimos trámites urbanísticos municipales, pero se construirán durante esta legislatura, según le ha explicado el consejero Miguel Ángel Serna a la regionalista Teresa Noceda, que le ha acusado de intentar que la enseñanza pública pierda alumnos a favor de la privada.

Por otra parte, y a preguntas de la socialista Cristina Pereda, el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Miguel Ángel Serna, ha anunciado que las subvenciones para las artes escénicas, se convocarán en esta primera quincena de abril pues, actualmente, se encuentran en tramitación ordinaria, concretamente en los Servicios Jurídicos.

Durante el Pleno, Pereda le ha trasladado la "preocupación" de los colectivos que reciben estas ayudas al no conocer qué iba a ocurrir con estas subvenciones y sin saber a qué atenerse a la hora de programar sus actividades. Ha criticado que con el retraso de la Consejería en convocarlas --según ha dicho, con el anterior Ejecutivo lo hacía en enero-- y los dos meses que tardarán aproximadamente en adjudicarse a los colectivos que las recibirán "se les va a ir el año" sin saber si van a poder o no tener actividades.

El consejero ha achacado el retraso a la situación económica dejada por el anterior Ejecutivo regional (PRC-PSOE) y a la necesidad que ha habido de hacer "reajustes presupuestarios serios", si bien ha subrayado que el actual Gobierno de Cantabria (PP) ha incrementado todas las partidas reservadas a las artes escénicas.

De hecho, ha explicado que varios colectivos ya les han trasladado su satisfacción por la política cultural que está desarrollando el Ejecutivo regional, donde --ha dicho-- "el sectarismo ha pasado a la historia".