Actualizado 01/05/2012 00:43 CET

SIEC reclama más de 106.000 ? por invitaciones "no promocionales" a El Soplao del anterior Gobierno

SANTANDER, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

La empresa SIEC, que gestiona la explotación de la Cueva de El Soplao, reclama al Gobierno de Cantabria más de 106.300 euros por las invitaciones "no promocionales ni protocolarias" a la gruta repartidas por miembros del anterior Ejecutivo regional (PRC-PSOE) entre 2007 y 2011 y los gastos que éstas generaron por regalos o comidas.

Así lo ha revelado este lunes en el Pleno el consejero de Turismo, Eduardo Arasti, quien ha señalado que "buena parte" de los beneficiarios de las 11.387 invitaciones que se solicitaron, según la empresa, en ese período por parte del entonces Gobierno de Cantabria (PRC-PSOE), fueron "familiares y amigos" de su antecesor, Javier López Marcano.

Por su parte, López Marcano, que aludió al asunto de las invitaciones antes de que Arasti lo mencionara, ha asegurado que las invitaciones solicitadas por el Gobierno regional en ese periodo --10.717, según ha dicho-- nunca supusieron más que el 1,05% del total de entradas que se vendieron.

Además, y en contra de lo que, según Arasti, mantiene la empresa, el exconsejero ha mantenido que las invitaciones se destinaron "básicamente" a colectivos o asociaciones, a alcaldes y a instituciones como el Parlamento o la Universidad de Cantabria, dentro de lo que ha denominado visitas "promocionales".

Según ha insistido, el "umbral" acordado con la empresa para este tipo de invitaciones no debía superar el 10 por ciento de las entradas, algo que --ha insistido-- se cumplió pues las solicitadas por el Ejecutivo regional en ese periodo no superaron el 1,05 por ciento.

"Si su intención es afirmar que el consejero, sus directores y demás invitaban a gente, era importante esa invitación y formaba parte de la promoción y entendíamos que uno de nuestros objetivos era formar formadores, gentes de opinión que hablaran de El Soplao por doquier", ha añadido.

Sin embargo, Arasti, que le ha recordado la expresión en latín 'Excusatio non petita, accusatio manifesta', ha señalado que, según las facturas aportadas por la empresa, las invitaciones que se reclaman no son por visitas de promoción y de protocolo --ya que están exentas---, sino que eran "otra cosa".

BENEFICIARIOS

Según ha detallado, entre los beneficiarios de las invitaciones figuran López Marcano, así como sus familiares y amigos; su jefa de gabinete; miembros del PRC de Torrelavega; el cuñado del expresidente Miguel Ángel Revilla; mujeres de concejales regionalistas del Ayuntamiento de Santander; el publicista Sergio Vélez; familiares del entonces director general de Cultura, Justo Barreda y de la directora de Recursos Humanos de Cantur, Ana Abarca; el entonces consejero de Obras Públicas, José María Mazón o el director del Año Jubilar, Carlos Higuera, así como la diputada regionalista Eva Bartolomé.

"¿Esta es la Universidad de Cantabria? ¿Este es el formador al que se refería usted?", ha ironizado Arasti, quien ha opinado que tendrían que hacerse cargo de los 106.326,75 euros que reclama la empresa tanto López Marcano y otros "que pensaban que Cantabria era su cortijo".

CESE DEL DIRECTOR DE EL SOPLAO

Este asunto se ha dado a conocer en el apartado de preguntas del Pleno, concretamente durante las planteadas por López Marcano a Arasti sobre el cese este mes del director gerente de la Sociedad Pública El Soplao, Jacobo Jofre.

Así López Marcano ha preguntado al consejero por la fecha del cese, las razones que lo han provocado tres meses y 25 días después de ser nombrado y le ha pedido una valoración de su gestión.

En este sentido, Arasti ha explicado que el cese fue el 16 de abril y tuvo carácter voluntario por razones que Jofre no especificó cuando anunció su decisión, algo que, a juicio de López Marcano, "no es creíble". "Usted sabe que yo sé", ha dicho López Marcano al consejero en referencia a la marcha de Jofre.

Sin embargo, el exconsejero ha aclarado que no ha hablado de ese asunto con ningún trabajador del Soplao por "responsabilidad moral" y por el riesgo de que, a su juicio, alguno de estos empleados fueran "despedidos al amanecer".

En este sentido, López Marcano ha advertido a Arasti que, sin embargo, si se diera el caso de que se despide a algún trabajador, tanto ellos (los despedidos) serán "libres para hablar" y él también pues "se verá liberado de su carga de responsabilidad moral" y podrá hacerlo.