El viento provoca un centenar de incidencias sin daños graves

Publicado 23/11/2019 19:31:09CET
Árbol caído de unos 10 metros en la subida al cementerio de Comillas, que cortaba el paso de vehículos y personas.
Árbol caído de unos 10 metros en la subida al cementerio de Comillas, que cortaba el paso de vehículos y personas. - 112

SANTANDER, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Atención de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha recibido este sábado, entre las 7 y las 18 horas, 200 llamadas por los efectos colaterales del fuerte viento, que han derivado en la coordinación de 93 incidencias, sin que se hayan registrado sucesos de gravedad ni daños en personas.

En su mayoría han sido cables telefónicos caídos, postes de luz inclinados, ramas, árboles caídos y piedras en la calzada que cortaban carreteras autonómicas o nacionales.

En estos momentos se encuentran todas abiertas tras la actuación de Mantenimiento de Carreteras, salvo algún carril cortado regulado en la CA-270, la CA-181 y la CA-184 por causas varias, pero se permite el paso, ha informado el 112 en un comunicado de prensa tras la finalización de aviso amarillo por viento.

En Santander se han registrado incedencias como un árbol caído sobre una casa en Peñacastillo, sin que haya habido que lamentar heridos, el desprendimiento de un andamio de cuatro alturas con riesgo de caída en la Avenida Cardenal Herrera Oria, y la caída una parte de la torre de refrigeración de la Residencia de Cantabria.

También una antena caída del tejado en la calle José de Escandón, cascotes de fachada en la vía pública, desprendimiento de placas de una fachada, una señal con riesgo de caída a la vía en Peñacastillo, desprendimiento de chapas de tejado, parte de fachada caída a la vía pública en Reina Victoria y contenedores volcados por el viento.

Otras incidencias significativas han sido un desprendimiento de fachada que ha afectado a un vehículo en Astillero, tablas de obra caídas en un tejado en Castro Urdiales, tejas sueltas en una vivienda en Colindres, un trozo de tela asfáltica caída sobre una ventana en Camargo, láminas desprendidas del tejado de una gasolinera en Arnuero, chapas sueltas con riesgo de caída en Polanco, una persiana caída a la vía pública y cascotes de una cornisa de un edificio en Torrelavega, una señal de obra en la calzada de la N-634 a la altura de Cabezón de la Sal, y cubiertas de plástico sueltas en Suances.

Los efectivos de emergencias del Gobierno de Cantabria y agrupaciones de voluntarios de Protección Civil llevan todo el día trabajando para recuperar la normalidad, destaca el 112.

Contador

Para leer más