Actualizado 13/03/2007 15:55 CET

(Ampl.) Caldera y Barreda suscriben el Plan de Empleo, con 120 millones de euros para dar trabajo sobre todo a mujeres

Según el ministro, es "un compromiso por el progreso" y un complemento de las acciones que ya realizan Junta y Ministerio

TOLEDO, 13 Mar. (EUROPA PRESS)

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, y el presidente regional, José María Barreda, firmaron hoy el Plan Integral de Empleo de Castilla-La Mancha 2007-2010, un "compromiso en favor del progreso y del empleo", según Caldera, que contará con una dotación presupuestaria de 120 millones de euros --a aportar entre las dos administraciones-- y que se destinará principalmente a las mujeres.

En la firma del acuerdo en el Palacio de Fuensalida, el ministro de Trabajo apostó por que "el esfuerzo" vaya dirigido hacia las mujeres, y por ello, dijo, hay que poner todos los recursos adicionales hacia la consecución de puestos de trabajo para este colectivo, una postura en la que estuvo totalmente de acuerdo el presidente regional, José María Barreda.

El Plan, cuarto de este tipo en el país, invertirá 30 millones de euros adicionales cada año, alcanzando así los 120, y permitirá acciones de formación, reconversión de trabajadores, programas combinados de formación y empleo, iniciativas de desarrollo local, de programas de apoyo al autoempleo y de empleo y formación profesional que contribuyan a conciliar la vida familiar y laboral, que desarrollen y complementen las acciones de Junta y Ministerio desde el inicio de la legislatura por "más igualdad, más integración, y más derechos sociales", dijo Caldera.

Indicó el ministro que este Plan se realiza en la apuesta por el desarrollo de una Comunidad, la de Castilla-La Mancha, rica en recursos y capacidades pero que precisa "de un impulso selectivo y sostenido en el tiempo" para su desarrollo económico y social, pese a que esta firma se produce en un buen momento económico y del empleo, a nivel nacional y también en la región, reconoció.

No obstante, destacó que Castilla La Mancha tiene datos que reflejan una peor situación, como el caso de la tasa de actividad, que aunque ha crecido mucho debe seguir haciéndolo, y sobre todo del empleo de las mujeres, por encima de la media situándose en el 14 por ciento, cuando la tasa de paro en los hombres alcanza el paro técnico. Así, insistió, el "esfuerzo de este acuerdo se debe dirigir a las mujeres" y a poner todos los recursos adicionales, además de las habituales políticas activas de empleo, en el empleo femenino.

IMAGINACION Y REALISMO

En este punto, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, reconoció que se va a dedicar "la mayor parte" de los recursos de este Plan a esta actuación, la de creación de empleo para las mujeres de una manera "imaginativa" pero también con caracter realista "y a pie de calle" y por ello, se implicará también a los ayuntamientos, no para que directamente generen empleos, sino para convertirse en dinamizadores de la mano de empresarios y trabajadores.

Pese a que se vive una situación de optimismo, no hay que ser autocomplaciente ni conformarse, aunque esta claro, dijo, "que es lo que queremos hacer" con el capital humano, y también el tecnológico que hay en la región, y ponerlo al servicio del futuro que "nos hemos marcado nosotros mismos", aclaró el presidente regional.

Barreda, que resaltó que este Plan tiene una mayor dotación que los tres anteriores --en Canarias, Galicia y Extremadura-- señaló que hay que darle la importancia que tiene e instó a todos los afectados, administraciones, sindicatos y empresarios, a que sigan "implicándose como lo están haciendo" porque "son ellos quienes explican" que ahora, en España y en la región se viva un momento "bueno".

De este modo, el Plan pretende favorecer la creación de empleo en los sectores económicos menos desarrollados y contribuir al logro del pleno empleo sostenible en Castilla-La Mancha, haciendo que la Comunidad Autónoma siga cumpliendo la Estrategia Europea de Lisboa por el pleno empleo y alcance los objetivos de las directrices europeas para 2010.

En este sentido, Caldera se refirió a los buenos resultados en materia de empleo y sobre todo, de la tasa de actividad en la región, que está por encima de la media nacional, pero que hay que seguir incrementando. En este sentido, el presidente de Castilla-La Mancha resaltó la posición que ha alcanzado la región, que ha sabido crear un "microclima" de entendimiento y pacto social, que ha firmado un gran Pacto por el Desarrollo y la Competitividad, y que vive un momento que hay que "saber potenciar y mantener".

De este modo, esta importante financiación complementaria permitirá reforzar las políticas que favorecen el empleo femenino, entre ellas, el Plan de Conciliación de la Vida Laboral, Familiar y Personal o el Plan de Autoempleo.

MERCADO INCLUYENTE

Este Plan persigue, además, contribuir a desarrollar en Castilla-La Mancha un mercado laboral más incluyente, que ofrezca oportunidades de empleo a todos los colectivos, en particular a aquellos, como los discapacitados, que tienen mayores dificultades de incorporación al empleo.

De este modo, apostará también por programas de formación del personal cualificado necesario para la aplicación eficaz de la Ley de Dependencia en la región y tendrá una financiación acorde a la importancia de la medida para la puesta en marcha de los cursos formativos necesarios dando cobertura a los nuevos yacimientos de empleo fruto de la entrada en vigor de la Ley.

En la firma de este acuerdo, que leyó la consejera de Trabajo y Empleo, Magdalena Valerio, estuvieron presentes representantes de CECAM, UGT, CC.OO, el Consejo Consultivo, la FEMP, y el delegado del Gobierno en la región, Máximo Díaz-Cano.