Publicado 04/07/2021 11:47CET

El año 2020 terminó con 2.961 farmacéuticos colegiados en C-LM, de los que el 70% eran mujeres menores de 50 años

Archivo - Farmacia, farmacias, medicamento, medicamentos, medicina, medicinas, entrada de farmacia, fachada de farmacia
Archivo - Farmacia, farmacias, medicamento, medicamentos, medicina, medicinas, entrada de farmacia, fachada de farmacia - EUROPA PRESS - Archivo

TOLEDO, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 2020 culminó con 2.961 farmacéuticos colegiados en Castilla-La Mancha, de los cuales el 70 por ciento son mujeres menores de 50 años. Además, el número de farmacias comunitarias con las que contaba la Comunidad en esa fecha era de 1.255, por lo que la profesión farmacéutica en la región creció en todos sus ámbitos de actuación.

En este sentido, con 35 colegiados nuevos y una oficina de farmacia más que el año anterior, la profesión se ha consolidado como la más cercana y accesible con una media de 1.630 ciudadanos por farmacia, según ha informado el Colegio de Farmaceúticos de Castilla-La Mancha en nota de prensa.

Así se refleja en el informe anual 'Estadísticas de Colegiados y Farmacias Comunitarias', publicado por el Consejo General de Colegios Farmacéuticos de España. En él se expone que, a 31 de diciembre de 2020, en Castilla-La Mancha los cinco colegios oficiales han ganado colegiados.

De este modo, Albacete cuenta con 618 farmacéuticos inscritos, siete más que el año anterior; Ciudad Real con 749, lo que indica que son 16 más; Cuenca con 321, siete más; Guadalajara con 415, lo que suma tres colegiados más; y Toledo con un total de 858, lo que significa que hay dos colegiados más.

Por otra parte, en cuanto a las modalidades de ejercicio, 2.184 colegiados del total de farmacéuticos castellanomanchegos ejerce en la farmacia comunitaria, 92 en farmacia hospitalaria, 73 en alimentación, 58 en análisis clínicos y 51 en distribución. El número restante, trabaja en áreas como la industria, la dermofarmacia, la ortopedia o la docencia.

Según las estadísticas, Castilla-La Mancha no ha perdido ninguna farmacia en 2020, al contrario, ha ganado una nueva en la provincia de Guadalajara. Actualmente hay 242 en Albacete, 310 en Ciudad Real, 173 en Cuenca, 146 en Guadalajara y 384 en Toledo.

Debido a que a 120 farmacias se las considera en riesgo, se optó por aplicar el índice corrector del margen, ya que se considera que tienen su viabilidad económica comprometida. 16 de estos complejos se encuentran en Albacete, otros 9 en Ciudad Real, 37 en Cuenca, 32 son de Guadalajara y 26 pertenecen a Toledo.

Se considera farmacia con viabilidad económica comprometida a aquella que no alcanza el 11,4 por ciento de la facturación de una farmacia media y a las que el Estado aplica un índice corrector para contribuir a su sostenibilidad y a la continuidad de la prestación farmacéutica que ofrecen a la población.

CRECIMIENTO DE UNA PROFESIÓN IMPRESCINDIBLE

El presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha (Cofcam), Francisco Izquierdo, ha destacado que este informe refleja el crecimiento de una profesión que se ha revelado imprescindible en todos los frentes de la pandemia.

"Los farmacéuticos hemos estado en primera línea en la industria e investigación, investigando y alcanzando el gran hito de las vacunas. En los hospitales, gestionando la escasez de medicamentos y participando en ensayos. También en los laboratorios clínicos, donde se representan más del 50 por ciento de los profesionales; en la distribución, garantizando la continuidad en la prestación farmacéutica; en la salud pública, en continua vigilancia de las condiciones higiénico-sanitarias; o en la Atención Primaria, asumiendo un importante papel en la distribución de las vacunas", ha explicado Izquierdo.

Por otra parte, ha añadido que en Castilla-La Mancha, como en el resto del país, "la farmacia está llevando a cabo una labor esencial en esta crisis sanitaria" porque tienen "la red sanitaria más capilar" que está donde se necesita.

Los farmacéuticos comunitarios están respondiendo a todo tipo de necesidades sanitarias. Más allá de la dispensación y consejo farmacéutico, "están contribuyendo a la prevención y la detección precoz del virus, así como fomentando la vacunación y el seguimiento mediante la notificación de los posibles efectos adversos", ha señalado Izquierdo.

Contador