El Ayuntamiento de Ciudad Real adjudicará el servicio de saneamiento de aguas residuales hasta el año 2030


Actualizado 04/05/2007 20:57:46 CET

CIUDAD REAL, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Ciudad Real adjudicará a una empresa privada la gestión del servicio de saneamiento de aguas residuales, en régimen de concesión administrativa, hasta el año 2030, según se recoge en el pliego de condiciones dado a conocer por el propio Consistorio.

En el pliego se establece que la empresa deberá abonar un canon al Ayuntamiento de entre 1 y 3 millones de euros al año, que ésta cobrará la tasa correspondiente directamente a los usuarios y que, en todo caso, se mantendrá el equilibrio económico del servicio, entre otras medidas, con el aumento de la tasa según la subida del IPC anual.

El Reglamento de Saneamiento de Aguas Residuales, que fue aprobado hace varias semanas en Pleno, ha sido uno de los temas más polémicos del final del actual mandato en el Ayuntamiento, reglamento que contó con la oposición del PSOE, que la justificó con el rechazo a la privatización y por su convencimiento de que se iba a crear una nueva tasa.

Las empresas o uniones temporales de empresas que quieran acudir al concurso, deberán presentar sus ofertas en los 16 días siguientes a la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), estando previsto abrir las plicas al día siguiente.

Aspectos a valorar para la concesión, serán el valor de la oferta económica, un punto más, hasta los 50, por cada fracción de 40.000 euros que pasen del millón de euros mínimo, y la solvencia económica y técnica de cada empresa en cuestión.

En la mesa de contratación estarán el concejal de Hacienda, Miguel Ángel Rodríguez, y el portavoz municipal por el equipo de Gobierno del PP, Francisco Cañizares; el actual concejal no adscrito y expulsado el pasado diciembre del PP, Gabriel Miguel Mayor, además de los asesores jurídicos y técnicos correspondientes.

De esta mesa no formará parte el concejal de Urbanismo, Vicente Gallego, que promovió el reglamento, dado que fue vetada su presencia por Miguel Mayor en el Pleno en el que se aprobó el Reglamento de Saneamiento, veto que fue aceptado ya que el voto de Miguel Mayor y del otro concejal no adscrito, Ramón Barreda, eran imprescindibles para su ratificación.