Actualizado 04/12/2015 12:22 CET

Cuenca acoge la novena edición del Ciclo de Canto Gregoriano

CUENCA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Por noveno año consecutivo Cuenca se convertirá durante un fin de semana en referente del canto gregoriano. Será entre los días 5 y 7 de diciembre con el IX Ciclo de Canto Gregoriano, que traerá a la capital conquense a amantes y especialistas de esta modalidad de música utilizada en la liturgia de la Iglesia Católica Romana.

   Todos los conciertos tendrán lugar en la antigua iglesia de San Miguel a las 20.00 horas. El primero de ellos, el sábado día 5, será interpretado por el grupo musical Schola Antiqua, un conocido del panorama musical conquense dirigido por Juan Carlos Asensio Palacios, mientras que el domingo 6 tomará el relevo Grupo Salve Mater Pro Musica Antiqua, con Santos C. Santamaría como director. Por último, el lunes día 7 cerrará la edición de este año Gruppo vocale Laurence Feininger y su director Marco Gozzi.

   Schola Antiqua, fundado en 1984, se dedica al estudio, investigación e interpretación de la música antigua y en especial del canto gregoriano. Todos sus componentes se formaron como niños de coro en la Escolanía de la Abadía de Santa Cruz del Valle de los Caídos. Su repertorio se centra en la monodia litúrgica occidental así como la polifonía del Ars Antiqua y Ars Nova, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

   El segundo de los conjuntos que asisten este año, Grupo Salve mater pro musica antiqua es una Schola cantorum, de voces masculinas, creada en 2005 en la Parroquia de San Víctor, de Madrid. Aunque también tiene como objetivo preferente el estudio e interpretación del canto gregoriano, centra sus estudios e interpretaciones igualmente en el canto hispano-mozárabe. Estudia, además, monodias y primitivas polifonías de códices medievales hispanos, así como obras polifónicas relacionadas con el gregoriano, para ser interpretadas alternando.

   En cuanto al Gruppo vocale Laurence Feininger con 15 años de experiencia, nació con el propósito de dar a conocer al público el inmenso repertorio sacro conservado en la Biblioteca Musicale Laurence Feininger, junto al Castillo del Buonconsiglio de Trento, una de las mayores bibliotecas de música litúrgica existentes en el mundo. Aparte de su labor concertística, didáctica y de promoción, en Italia y el extranjero, el grupo trabaja para devolver el canto cristiano a su lugar natural: la liturgia de rito latino.