Hermandades y tambores protagonizan el 'Encuentro' en Hellín


Actualizado 04/04/2015 13:40:46 CET

ALBACETE, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un total de siete cofradías y hermandades y miles de tambores protagonizarán este domingo, día 5 de abril, el tradicional 'Encuentro' de la Semana Santa Hellín (Albacete), donde lo sagrado y lo profano se dan la mano a partir de las 11.00 horas en la explanada del Recinto Ferial de la ciudad.

   El 'Encuentro' entre la Dolorosa y el Resucitado, acompañado por la última de las tamboradas de la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional, es uno de los momentos más emotivos de esta semana en Hellín, cuando cerca de 20.000 tambores se quedan absolutamente en silencio al producirse el cara a cara entre las dos imágenes religiosas, que se acompaña de una suelta de palomas y el estruendo, de nuevo, de los tambores.

   Previamente, a las 9.00 horas, desde la parroquia de Santa María de la Asunción, salen, con distinto recorrido, la Procesión de Nuestra Señora de los Dolores y la Procesión del Resucitado.

   En la primera participan la Hermandad de la Santa Cruz y la Virgen de la Amargura, la Hermandad de Santa María Magdalena, la Hermandad de San Juan Evangelista y la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores. La segunda la forman la Cofradía del Santísimo Cristo de la Preciosísima Sangre y María Santísima de las Penas, la Hermandad de la Verónica y la Hermandad de Cristo Resucitado.

   Antes de producirse el 'Encuentro', se celebra también un acto denominado 'Noli me tangere' ("No me toques"), que representa el encuentro de Santa María Magdalena con Cristo Resucitado. La Magdalena espera al Resucitado en la Gran Vía, donde los costaleros bajarán la imagen, como si de una reverencia ante el Resucitado se tratase.

   Terminado el 'Encuentro', los tambores se dirigen hasta la calle El Rabal, precediendo a la Procesión --en la que se aúnan todas las hermandades y cofradías que han protagonizado sendas procesiones por la mañana-- durante la que se "bailan" las vírgenes y pasos, acompañados por los toques alegres de las bandas de cornetas y tambores de la ciudad.

   Precisamente, las bandas, una vez recogida la procesión en la Plaza de la Iglesia, y tras el repique de campanas que se celebra con motivo de la entrada de la Dolorosa en la iglesia, desfilan por las calles El Sol y el Rabal, ofreciendo partituras famosas y festivas, que se acompañan de los aplausos y entrechocar de palillos de los tamborileros.