Igor Yebra presenta una ensoñación de Don Quijote como colofón al Festival de Almagro


Actualizado 26/07/2019 13:28:16 CET
El bailarín y coreógrafo Igor Yebra
El bailarín y coreógrafo Igor YebraFESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO DE ALMAGRO

La coreógrafa Blanca Li afirma que se trata de "un nuevo Quijote"

CIUDAD REAL, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

El bailarín y coreógrafo Igor Yebra traerá este domingo, 28 de julio, a Almagro (Ciudad Real) su primera propuesta como director del Ballet Nacional Sodre de Uruguay con su 'El Quijote del Plata', que servirá de colofón a la edición número 42 del Festival Internacional de Teatro Clásico de la localidad ciudadrealeña.

Un ballet que cuenta con la versión de la coreógrafa Blanca Li y Santiago Sanguinetti de la obra de Cervantes y que se nutre con la música de grandes compositores que basaron su obra en este personaje. Una propuesta que, según ha explicado Yebra a Europa Press, aúna la figura del hidalgo Don Quijote de la Mancha con la del uruguayo Arturo E. Xalambrí, un personaje "apasionado y excéntrico", responsable de que en Montevideo se conserve una de las más grandes colecciones de libros de Cervantes de América Latina.

El público, ha añadido, se encontrará al "ilustre" Xalambrí "rodeado de sus libros" y se mezclará con Don Quijote en esa relectura que él hace de diferentes episodios de la obra de Cervantes. "Dos personajes que casi terminan siendo uno y al final mueren paralelamente", ha añadido. Y es que el germen de esta idea es en la de bucear en el paralelismo de sus protagonistas.

Así, realidad y ficción se unen en un ballet en los que se mezclan "momentos de una gran belleza con los tristes y los de humor, tal y cómo también los hay el Quijote y como son estos dos personajes", ha añadido en referencia al hidalgo y a Xalambrí.

Con una propuesta sencilla, Yebra ha explicado que la escenografía está basada en el "menos es más". Pidió a su equipo que fuera un ballet "fácil de empaquetar y llevar de un lugar a otro" y ha puntualizado que en Almagro, por las condiciones del lugar de la actuación, la Antigua Universidad Renacentista (AUREA), no se va a poder recrear lo mismo que en un escenario al uso, sobre todo en lo que se refiere a iluminación, pero ha matizado que "la magia del lugar va a aportar otro tipo de cosas maravillosas". "Lo que se pierde por un lado, lo gana por otro", ha añadido.

"UNA QUIJOTADA CON TODAS LAS DE LA LEY"

Yebra ha admitido que su 'Quijote del Plata' es "una quijotada con todas las de la ley" por las circunstancias de su creación. El director del Ballet Nacional Sodre ha explicado que él asumió esta competencia en febrero cuando la programación ya estaba cerrada a falta de un título que "quedaba colgando" en octubre y que cuando descubrió la figura de Xalambrí decidió desechar esa programación "que estaba dando problemas y hacer algo propio" y propuso hacer esta lectura.

Afortunadamente no fue el único "quijote" ha bromeado, sino que encontró a "toda una panda" consiguiendo hacer realidad el montaje en tiempo récord y pudiendo estrenarlo en octubre. Todo gracias a la implicación de todo el equipo y a las nuevas tecnologías, ha apuntado.

Un equipo eminentemente de Uruguay con "una mirada hacia España" aportada por la coreógrafa Blanca Li, de la que ha resaltado "su toque de humor "que un espectáculo sobre Don Quijote necesita para ser fiel a la obra original.

UNA RESPONSABILIDAD INCREÍBLE

Clausurar un festival como el de Almagro, en el que hacía tiempo que no se programaba danza, es una "responsabilidad increíble" para Yebra y "llevar encima al Quijote a su casa, es algo mágico", ha añadido.

Ve en esta participación una manera de "aunar artes" y ha invitado a que esto se haga para que la gente no se sorprenda de ver barroco latinoamericano y que quiera ver danza dentro de un festival de teatro.

Además, ha remarcado la senda iniciada por la actual dirección del festival y esa "mirada hacía Latinoamérica", algo que para el director "no es fácil de vender ya que en España está la tendencia de irse hacia Europa, hacia "autores que todo el mundo conoce y admira" y no se cae en la cuenta que en Latinoamérica hay también tradición en muchísimas cosas de las que pueden enseñar a los que aquí "en lugar de estar pretendiendo llevarles de la mano".

UN NUEVO QUIJOTE

Por su parte, la coreógrafa Blanca Li, en una entrevista a Europa Press, también ha querido aportar algunas pinceladas sobre la propuesta del Ballet Nacional Sodre. En sus palabras se trata de "un nuevo Quijote", que nada tiene que ver con el que se "ha visto miles de veces, ni la música, ni la historia clásica" por lo que ha explicado que todas las referencias que se puedan tener de versiones en ballet clásico anteriores "no sirven". Además le resulta muy interesante enfrentarlo a un público, el de su propia tierra, que seguro que han visto muchos más propuestas en este sentido.

Se trata además de una obra "muy colorida y alegre", ha añadido. Una creación que la ha llevado también a volver a releer las páginas de la obra más conocida de Miguel de Cervantes, una experiencia que para Li ha sido muy placentera porque "no es lo mismo cuando lo lees de niña que de adulta", viéndose sorprendida por el humor que desprende el texto, así como descubrir la relación entre Quijote y Sancho.

Este humor y el trabajo de los personajes han sido los dos puntos fundamentales para la coreógrafa para poder obtener el resultado que se podrá ver en las tablas de la Antigua Universidad Renacentista (AUREA) el próximo domingo.

Los retos apuntados por Blanca Li ha sido enfrentarse a una compañía eminentemente clásica cuando su trabajo fundamentalmente viene de los ritmos más urbanos y contemporáneos y el poco tiempo existente para llevar a cabo la producción. Decidió entonces, ha explicado, hacer un ballet "totalmente clásico" porque la compañía es "muy buena en este estilo" por lo que "entrar directamente en algo que ellos dominan iba a hacer que la calidad y el nivel del trabajo de la compañía fuera mucho mejor".

Contador

Para leer más