Actualizado 08/05/2012 16:06 CET

Imputadas dos personas por tener casi un centenar de perros "en estado físico deplorable" en Méntrida (Toledo)

Seprona
EUROPA PRESS/DELEGACIÓN

TOLEDO, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El Equipo de Seprona de la Comandancia de Toledo ha procedido a la imputación de B.T.A de 53 años y a T.M de 37 años, de nacionalidad española y francesa, respectivamente, por un delito de maltrato o abandono de animales en la localidad toledana de Méntrida, donde tenían casi un centenar de perros "en estado físico deplorable" en un criadero canino.

Según ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa, la asociación protectora de animales El Refugio de Madrid comunicó al Equipo de Seprona de la Guardia Civil de Toledo que había recibido información de una persona, revelando que los animales que tenía en un criadero de perros no estaban en unas condiciones higiénicas y de habitabilidad apropiados.

De este modo, el pasado día 28 de marzo, el Equipo de Seprona, junto con un veterinario de la comarca, se desplazó al citado criadero canino. Junto con un empleado se revisaron las instalaciones y los animales y se comprobó que en el lugar había casi un centenar de perros "en un estado físico deplorable", ya que los animales mostraban heridas externas y una extrema delgadez por falta de nutrición.

Durante la inspección en una zona cercana a donde se alojaban los animales vivos dentro del criadero, se encontraron los cadáveres de ocho perros de distintas razas en avanzado estado de descomposición, alguno de ellos sin enterrar.

Así, los cuartos habilitados para los animales estaban llenos de heces y orines, "siendo evidente" la dejadez por parte de las personas responsables. Además, se pudo comprobar que en el lugar había animales que no tenían su correspondiente microchip, no existía libro de registro de entrada y salida de los animales y el libro de tratamientos veterinarios tampoco estaba actualizado.

Este criadero canino no estaba bajo el control de ningún servicio veterinario para la atención de los animales y tampoco tenía contratado el servicio de un gestor de cadáveres de perros ni del resto de residuos producidos.

Las indagaciones de los agentes de la Guardia Civil del Seprona les llevaron a determinar la responsabilidad de las dos personas imputadas por estos hechos.