C-LM dispondrá de 209 millones de euros más para la aplicación de programas de Desarrollo Rural entre el 2009 y el 2013

Actualizado: viernes, 17 julio 2009 16:23

Se acometerán inversiones para crear infraestructuras que transformen en biomasa la materia vegetal

TOLEDO, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

Agricultura y Desarrollo Rural presentó hoy la propuesta de modificación del Programa de Desarrollo Rural, que supone un incremento de 209 millones de euros de fondos europeos para estos programas, de tal manera que Castilla-La Mancha dispondrá de un incremento de un 22,6 por ciento en los fondos que financiarán estas medidas.

Así lo explicó el consejero de Agricultura y Desarrollo Rural, José Luis Martínez Guijarro, que no obstante apuntó que ha de ser la Comisión Europea la que de el visto bueno a esta modificación del Programa de Desarrollo Rural para el periodo 2009-2013.

Según el consejero de esos 209 millones más, 72 proceden del chequeo médico de la Política Agraria Común (PAC), 127 millones de euros de la OCM del vino, y 10 del Plan Europeo de Recuperación Económica.

El responsable de Agricultura, que matizó que esta modificación viene motivada por la aprobación del chequeo de la PAC y por los fondos procedentes de la OCM, recordó que dichos fondos se tienen que destinar a lo nuevos retos que ha marcado la Unión Europea, y que pasan por la biodiversidad; la adaptación al cambio climático; las energías renovables; la gestión del agua, y medidas para el sector del vacuno de leche.

Dicho esto, apuntó que la región aplicará estos fondos de manera prioritaria al sector del vino, que recibirá 170 millones de euros "porque entendemos que es prioritario". Para ello, el Gobierno regional desarrollará un programa de integración medioambiental del cultivo de viñedo de secano, cuyo presupuesto asciende a 125 millones de euros.

El objetivo de este programa, apuntó el consejero, es apoyar a los viticultores que se comprometan en la mejora de la biodiversidad de la región, garantizándoles una renta que haga viable su explotación. Para ello deben de contar en su explotación con viñedo de secano, se han de comprometer a dejar de vendimiar al menos el 10 por ciento de dicha explotación, a cambio de 1.300 euros por hectárea que abandonen.

SOLVENTAR LOS PROBLEMAS DEL OVINO-CAPRINO

El segundo de los programas de esta modificación, prosiguió el consejero, contempla una ayuda agroambiental a las explotaciones de ovino-caprino de razas autóctonas en extensivo, a fin de solventar los problemas estructurales que atraviesan.

Se beneficiarán de ellas los ganaderos de la región que cuenten con explotaciones extensivas de oveja manchega y otras razas autóctonas, siempre y cuando al cabo de los cinco años, al menos el 40 por ciento del censo de la explotación esté compuesto por razas autóctonas, destinando a ello 22,5 millones de euros.

ENERGÍA RENOVABLE

"El tercer gran sector al que queremos destinar los fondos de los programas de desarrollo rural es el de las energías renovables". Para ello, continuó el consejero, se acometerán inversiones para crear infraestructuras que transformen en biomasa la materia vegetal, de las que se beneficiarán microempresas que tengan menos de 750 empleados o un volumen de negocios inferior a los 200 millones de euros, ascendiendo el presupuesto de estas ayudas a dos millones de euros.

"Queremos impulsar también los cultivos energéticos perennes en Castilla-La Mancha mediante el pago de una ayuda de 4.000 euros por hectárea, y para ello se podrán beneficiar los propietarios de explotaciones situadas en zona de regadío, que realicen inversiones o gastos encaminados a llevar a cabo el cultivo", dijo Martínez Guijarro, que indicó que el presupuesto global para este programa asciende a los cuatro millones de euros.

Dentro de las energías renovables, se contempla una ayuda para extraer la biomasa forestal a fin de favorecer el uso de estos residuos forestales para la producción de energías renovables, siendo la ayuda de 500 euros por hectárea.

La modificación que ha de aprobar la Comisión Europea contiene otra serie de medidas, como unas ayudas por valor de 3,4 millones de euros destinadas a paliar los problemas actuales de las explotaciones de vacuno de leche; una partida de 9 millones de euros para apoyar las explotaciones de olivar tradicional; un presupuesto de 6 millones de euros para fomentar el cultivo de girasol en secano, así como un montante de 800.000 euros que tiene como objetivo modernizar las explotaciones cinegéticas.

Por último el consejero matizó que ésta es la propuesta de modificación del programa, que ha sido consensuada con las organizaciones agrarias, "que hacemos a la Comisión europea y esperamos que antes de que termine el año, tras un periodo de negociación, tengamos el visto bueno para aplicar estas medidas a partir del 1 de enero de 2010", concluyó.