Piden 4 años de cárcel por protestar en el pregón de Guadalajara


Actualizado 17/12/2013 22:10:52 CET
Actualizado 17/12/2013 22:10:52 CET

Piden 4 años de cárcel por protestar en el pregón de Guadalajara

CONTRA LOS RECORTES

GUADALAJARA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Cuatro Policías Locales de Guadalajara personados en la causa abierta por la protesta llevada a cabo el día del Pregón de Fiestas de Guadalajara de hace dos años en el Teatro Buero Vallejo de la ciudad por los recortes en Educación y el despido de profesores interinos, piden cuatro años de cárcel para cuatro de los cientos de profesores que ese día se manifestaron y para un miembro del movimiento 15-M.

   La Acusación Particular que representa a estos cuatro Policías Locales de Guadalajara, entre los que se encuentra el jefe de la Policía, Julio Estables, les acusa de un presunto delito de desorden público y de atentado continuado contra la autoridad, y solicita para ellos dos años por cada uno de estos delitos y una multa de 1.200 euros por persona, según ha confirmado a Europa Press Nacho Monreal, del sindicato STE, uno de los acusados.

   Para Monreal, esta es "una petición de pena desorbitada". "Nos están utilizando como cabezas de turco, sin duda", ha asegurado, convencido de que detrás de esta petición de pena se ve "claramente, una revancha política".

   Los hechos que se imputan a estas cinco personas se refieren a la concentración de cientos de profesores que tuvo lugar en el Teatro Buero Vallejo durante la celebración del pregón literario de 2011, con el que se daba la bienvenida a las Ferias y Fiestas de la capital, contra los recortes en Educación y la supresión de plantilla, entre otras razones.

   Aunque inicialmente fueron siete los policías que se personaron, han sido finalmente cuatro los que han seguido en la causa y presentado partes médicos aludiendo a los daños ocasionados ese día, supuestamente por parte de los acusados.

   En este sentido, Monreal ha asegurado a Europa Press que "no hubo agresiones por parte de los manifestantes", aunque no ha negado que "pudiera haber algún empujón o codazo por parte del profesorado pero, en general, fue una manifestación pacífica de 500 personas indignadas que aplauden y dan taconazos y hacen ruido", ha dicho.

   Además, este profesor, con 30 años de servicio en la docencia, se pregunta qué criterio se ha establecido para elegir de entre los 500 manifestantes a los cinco --entre los cuales se encuentra él--, convencido de que "se nos está utilizando como un caso ejemplarizante para que los demás sepan lo que puede pasar si alguien se manifiesta".

   Ahora se está a la espera de ver lo que pide la Fiscalía del Juzgado de lo Penal que todavía no se ha pronunciado, pero Nacho Monreal ha señalado que sus abogados creen que el juicio podría posponerse hasta después del verano.

   Monreal, profesor de Carrera con plaza fija, nunca ha pasado por un juzgado y asegura que esto le afecta mucho "porque me están tratando como un presunto delincuente. Estoy indignado", reitera, convencido de que lo que pasó ese 7 de septiembre de 2011 realmente fue un acto de "violencia pero institucional" y no por parte de los manifestantes.

   Monreal se refiere con ello a las instrucciones que recibieron ese mismo día para organizar el trabajo del curso "con medidas que eran un acto realmente violento y eso es lo que nos indignó", y ha asegurado que fue esto lo que motivó que por la tarde se concentraran medio millar de profesores ante los Servicios Periféricos y que desde allí, y de forma espontánea, decidieran trasladarse hasta el Buero Vallejo "al decir alguien que estaban allí todas las autoridades porque se celebraba el pregón".

   Por su parte, desde FETE-UGT Guadalajara, su responsable, Antonio Caballero, en declaraciones a Europa Press ha calificado de "desproporcionada" esta petición de pena de la acusación particular. "No comprendemos esta solicitud por un incidente que podemos calificar como menor", ha indicado.