Las 15 sillas del siglo XVIII de la Biblioteca Histórica de la USAL recuperan su esplendor

Una de las sillas restauradas de la Biblioteca Histórica.
Una de las sillas restauradas de la Biblioteca Histórica. - USAL
Publicado: miércoles, 18 enero 2023 15:25

SALAMANCA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de Salamanca (USAL) ha culminado el proceso de restauración de un conjunto de 15 sillas de cadera del siglo XVIII, procedente de la Rectoral del antiguo Colegio Mayor San Bartolomé y que volverá a estar presente en la Biblioteca General Histórica y en otros espacios del Edificio Histórico.

La sillería, datada entre 1750-1780 y cuya tipología resulta de la evolución de la silla de tijera con respaldo y brazos, es de autoría desconocida y está realizada en técnica breve de madera de nogal, cuero y tachuelas de bronce dorado.

Tanto el asiento como el respaldo cuentan con decoraciones de diferentes motivos vegetales, florales y curvilíneos, policromados, dorados, rocallas, volutas y cornucopias que ahora, tras la restauración, lucen en las mejores condiciones.

Además, en la parte central está el retrato de don Diego de Ayala Maldonado, fundador del Colegio San Bartolomé, en una orla flanqueada por ángeles tenantes, con mitras y cruces, retratado con el traje eclesiástico y con el bonete.

Figura también el escudo de Anaya y a ambos laterales de la orla aparece "Colleg. May:" y "D. Bartlo". Por otra parte, bajo el fundador del Colegio está San Juan de Sahagún y en la parte inferior de los laterales hay grupos de personas que representan a los antiguos alumnos -cardenales- del Colegio, con sus nombres indicados debajo.

ESTADO DE CONSERVACIÓN

El informe técnico indicaba que el conjunto de sillas presentaba "diferentes estados de conservación". En lo que respecta a la estructura de madera, en general, se encontraban en "buen estado", si bien todas tenían ataque de xilófagos coleópteros, apreciables en los pequeños orificios y galerías que producen los insectos y en los restos de serrín, tal y como recoge la información de la USAL recogida por Europa Press.

Además, en varios casos presentaban fendas, grietas o pequeños levantamientos y, en aquellos más graves, aparecían roturas y pérdidas de elementos, fundamentalmente, las tachuelas doradas de bronce.

Por otra parte, los elementos de cuero se encontraban "bastante deteriorados, en estado de deshidratación, rígidos y quebradizos". En los respaldos había "bastantes desgastes, abrasiones, arañazos pérdidas de policromía, craquelados, levantamientos y manchas".

En cuanto a los asientos al aire aparecían "en muchos casos" rotos de forma "completa o parcial", por lo que dejaron de ser funcionales y su frágil estado "no permitirá su uso".

RESTAURACIÓN

Los trabajos de recuperación de este patrimonio mueble se iniciaron en diciembre de 2021 hasta su culminación en diciembre del pasado año, con un presupuesto superior a los 14.500 euros, financiados por el Vicerrectorado de Economía y el mecenazgo de la empresa Feltrero División Arte.

A nivel general, la intervención se centró en una limpieza superficial mediante microaspiración y brochas de pelo suave. Para el tratamiento de la estructura de las piezas se acometieron acciones de desinsectación curativa y preventiva; limpieza físico-química, encolado de piezas sueltas, realización de injertos en pérdidas, uniones mediante espigas de madera, realización o confección de elementos que faltaban, que contaron como modelo de referencia las piezas existentes, y barnizado o capa de protección final.

Asimismo, para el tratamiento de los elementos metálicos, los técnicos procedieron a la eliminación del óxido y la protección de elementos metálicos con resina acrílica y posterior sustitución de faltantes.

En cuanto al tratamiento del cuero, la principal problemática surgió de la "dificultad" de mantener la finalidad funcional y estética de las sillas. La zona del asiento, "bastante dañada en casi todos los casos", tiene además una función sustentante. Dada la fragilidad de los muebles, debe considerarse que son "muy vulnerables" y que las prestaciones en el futuro no podrán ser las mismas, lo que obligará a "fijar limitaciones de uso", ha apuntado la institución académica.

Por ello, las 15 sillas tendrán una utilidad "únicamente decorativa" y se colocarán en diferentes espacios del Edificio de las Escuelas Mayores, entre ellos, la Biblioteca General Histórica y en las aulas Lucía de Medrano y Alfonso X el Sabio.

Contador

Más información