La autovía Valladolid-León, cuyo primer tramo tuvo finales de 2009 como fecha de plazo, cumple 13 años de peticiones

Actualizado 06/11/2010 14:14:15 CET

VALLADOLID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los procuradores del Partido Popular en las Cortes de Castilla y León Mario Amilivia --en aquel momento alcalde de León-- y Francisco Javier León de la Riva --en su primera legislatura como regidor de Valladolid-- defendieron hace mañana 13 años una proposición a favor del desdoblamiento de la carretera N-601 entre León y Valladolid que fue aprobada con el apoyo del Grupo Socialista.

El proyecto de la vía conocida como A-60 en la nomenclatura viaria se encuentra actualmente en ejecución en dos de sus tramos como Valladolid-Villanubla y León-Santas Martas y, tras la última reunión del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, con el ministro de Fomento, José Blanco, se garantizó la financiación necesaria para la continuación de los trabajos con 13,2 millones de euros en 2011.

Cabe recordar que los dirigentes del PSOE en Castilla y León llegaron a fijar "finales de 2009" como fecha de entrada en servicio del tramo más avanzado, el que une la capital vallisoletana con Villanubla, tal y como señaló el delegado del Gobierno, Miguel Alejo, en diciembre de 2008.

El 7 de noviembre de 1997 las Cortes aprobaron aquella proposición, de la que se habló en la prensa castellanoleonesa desde principios de la legislatura en la que ambos ediles populares coincidieron en las alcaldías de León y Valladolid, y que reclamaba al Gobierno de José María Aznar el proyecto, pese a que en dicha fecha se habían cerrado ya los presupuestos generales de 1998.

Ésta fue la principal crítica del Grupo Socialista, que no obstante sí que apoyó con sus votos la moción después de introducir dos enmiendas, una de ellas para que no fuera de peaje. Mientras tanto, Izquierda Unida calificó la iniciativa de "farsa demagógica" y añadió que en aquél momento marginaba a cinco provincias. Curiosamente, en la actualidad Valladolid está unida por autovía con todas las capitales de provincia de la Región a excepción de Soria y León.

ÁLVAREZ CASCOS

Los trámites administrativos tardaron un tiempo en iniciarse y, de hecho, el Ayuntamiento de Valladolid insistió en 1999 en que el proyecto se incluyera en el Plan de Desarrollo Regional que elaboraría el Ministerio de Fomento de Francisco Javier Álvarez Cascos. El PSOE también criticó que dicho Plan no incluyó partidas para la A-60, si bien el PP defendía lo contrario.

Ya en junio de 2002 el Ministerio de Fomento 'popular' sacó a información pública el estudio de la denominada 'variante de Villanubla-Acceso al Aeropuerto--, que contaría con un presupuesto estimado de 41,2 millones de euros y que se aprobó en el mes de octubre de 2003 con la concreción del recorrido entre la capital y el aeródromo y el acceso a éste a través de la actual travesía de Villanubla en el que sería el tercer enlace de la autovía A-60. Unas semanas después se inició la evaluación de impacto ambiental del tramo Santas Martas-León.

Con el cambio de Gobierno el 14 de marzo de 2004 la carpeta de proyectos de la A-60 paso a ser responsabilidad de la socialista Magdalena Álvarez, y el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechó la celebración de un Consejo de Ministros en León el 23 de julio de ese año para apuntar 2009 como año de entrada en funcionamiento de la autovía. En un primer momento, ante una proposición presentada por UPL en la Diputación de León, PP y PSOE no consideraron "urgente" el debate.

El proyecto se incluyó en el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes y en 2005 figuraba consignado en los PGE con 20 millones de euros, pero los dirigentes del PP, como el consejero de Fomento, Antonio Silván, dudaban de la veracidad del plazo dado por Zapatero. En mayo de 2005 se aprobó la redacción del proyecto del tramo entre Valladolid y Villanubla.

En marzo de 2006 quedaba desbloqueado el tramo León-Santas Martas con la declaración de impacto ambiental favorable y se licitaba la autovía entre esta localidad y Santas Martas con un presupuesto de en torno a 111 millones de euros.

Con los anuncios de licitaciones y proyectos el debate político en torno a la A-60 bajó de tono, mientras que las discusiones, reclamaciones y anuncios sobre otras iniciativas como la autovía del Duero (Tudela de Duero-Soria) o el desdoblamiento de la propia N-601 entre Boecillo y Olmedo (Valladolid) ocuparon muchas más páginas de prensa.

INICIO DE LAS OBRAS

Ya en septiembre de 2007 se aprobaba la primera adjudicación de un tramo de la Valladolid-León para que la empresa Acciona afrontara las obras entre la capital de la región y Villanubla con un presupuesto cercano a los 40 millones de euros y un plazo de ejecución que señalaba enero de 2010 como horizonte. Las primeras máquinas sobre el terreno se pudieron ver en el mes de octubre.

Unos meses después, en junio de 2008, la empresa Ferrovial recibía el encargo del trayecto entre Santas Martas y León capital por un importe previsto de 120,2 millones de euros. También en este año se aprobaba un estudio informativo para la A-60 entre Villanubla y Santas Martas con dos posibles opciones de recorrido.

Las obras parecían marchar según lo previsto y el delegado del Gobierno recorrió en varias ocasiones durante 2008 los terrenos en los que trabajaba constructora. De hecho, el buen ritmo inicial llevó a reducir el plazo previsto en nueve meses, por lo que Alejo anunció que la autovía estaría finalizada a finales de 2009 y poco después llegó a apuntar, en una visita a León, que la autovía completa estaría lista en el año 2011.

Sin embargo la llegada del año 2010 significó también el comienzo de los ajustes presupuestarios en infraestructuras del Ministerio de Fomento y, pese a que Rodríguez Zapatero insistió en abril en León en que la A-60 era prioritaria para el Ejecutivo, los medios de comunicación comenzaron a publicar informaciones sobre los parones en los trabajos en los dos tramos que estaban en obras.

Ya en mayo, los socialistas vallisoletanos manifestaban que a principios de 2011 se abriría el tramo hasta Villanubla, pero la confirmación de los recortes de Fomento volvió a frenar las previsiones y el pasado mes de agosto el presidente del Gobierno mostraba su "prudencia" y su compromiso de seguir trabajando para unir Valladolid y León por autovía.

Y así, el ministro José Blanco aseveró que los proyectos iniciados "siguen su trámite establecido", para lo cual los presupuestos generales de 2011 incluyen partidas de 13,2 millones de euros. Por su parte, el presidente del Gobierno regional ha recalcado que con ese presupuesto "da para un kilómetro de autovía".