Publicado 22/07/2021 12:42CET

Ayuntamiento de Valladolid estudia medidas ante el posible paso a situación 2 por contaminación por ozono

La concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, María Sánchez, atiende a los medios de comunicación en presencia del alcalde, Óscar Puente.
La concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, María Sánchez, atiende a los medios de comunicación en presencia del alcalde, Óscar Puente. - AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID

   VALLADOLID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, María Sánchez, ha asegurado este jueves que se estudian ya las medidas que se podrían tomar desde este viernes relacionadas con el tráfico y el aparcamiento en la ciudad ante el posible paso a situación 2 del Plan de Acción contra la Contaminación del Aire si a lo largo de este jueves se superan de nuevo los niveles establecidos.

   En declaraciones a los medios de comunicación, recogidas por Europa Press, Sánchez ha recordado que la ciudad se encuentra en situación 1, preventiva, desde este lunes y que no se ha desactivado la situación. De hecho, ha apuntado que "la mala noticia es" que este martes y miércoles se han superado los niveles de 120 microgramos por metro cúbico de aire de media octohoraria en varias estaciones de medición.

   Si se supera esa marca también este jueves, el Plan establece el paso a la Situación 2, de aviso, ya que hoy sería el tercer día consecutivo en esa situación, de modo que el Ayuntamiento estudia ya las posibles medidas que se podrían anunciar ya hoy para su aplicación a partir de este viernes.

   La decisión, según ha apuntado la concejal de Medio Ambiente, se tomará mañana a primera hora o incluso este jueves "tras ver los datos a media mañana". Asimismo, ha precisado que la situación de la contaminación por ozono ayer "era muy similar en toda Castilla y León".

   María Sánchez se ha referido a varias de las medidas que se pueden tomar en esa Situación 2, como sería aplicar la gratuidad en los estacionamientos disuasorios que se encuentran en la periferia del casco histórico o la limitación de velocidad, aunque considera que después de la aplicación del límite a 30 kilómetros por hora en numerosas calles del centro "tendría menor impacto".

   No ha mencionado la concejal la posibilidad de cerrar al tráfico, salvo para residentes, transporte público y otras excepciones, en la denominada almendra central, una situación que no se da en la capital vallisoletana desde finales de agosto de 2019.

Contador