Barcones aboga por coordinar esfuerzos institucionales para "ganarle la partida a la despoblación"

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones
EUROPA PRESS
Publicado 03/01/2019 14:08:48CET

   VALLADOLID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha recordado este jueves que la despoblación es "el principal problema que afronta la Comunidad" y ha abogado por coordinar esfuerzos institucionales para "ganarle la partida al reto demográfico".

   Barcones ha admitido que cuando asumió este cargo no pretendía "ser solo la voz del Gobierno en Castilla y León", sino también trasladar al ejecutivo los problemas de la tierra y proponer soluciones. "Además de la voz del Gobierno, también soy sus ojos y oídos para percibir las necesidades que esta tierra acumula", ha señalado durante un desayuno con los periodistas en el que ha hecho balance de sus seis meses en el cargo.

   En este sentido, ha recordado que el año 2018 "tampoco ha dado tregua" a la despoblación. "Las cifras y estadísticas son alarmantes pero las proyecciones de futuro son devastadoras", ha indicado. Además, "muchos de los males que sufren los castellanoleoneses derivan de la inacción del Gobierno regional durante los últimos 29 años, en los que un diagnóstico sabido se ha transformado en una enfermedad de difícil solución".

   Sin embargo, Barcones mantiene el optimismo tras lograr que se asuma la despoblación como un problema de estado ante el cual todas las administraciones deben actuar de forma coordinada en el ejercicio de sus competencias y sin eludir sendas responsabilidades. "Cualquier acción política debe ser transversal y con las miras puestas en ganarle la partida al reto demográfico, que amenaza con convertir la Comunidad en un desierto", ha insistido.

   Sus esperanzas, ha asegurado, están depositadas en las líneas de actuación que el Comisionado del Gobierno para el Reto Demográfico presentará en primavera y que deben "servir para encauzar la amenaza, así como para evitar que se cumplan los peores augurios".

Contador