Publicado 01/03/2022 12:51

CES y CSIC colaborarán para potenciar la aplicación de investigaciones al mundo productivo

El presidente del Consejo Económico y Social de Castilla y León, Enrique Cabero, junto a la delegada del CSIC en Castilla y León, Mar Siles.
El presidente del Consejo Económico y Social de Castilla y León, Enrique Cabero, junto a la delegada del CSIC en Castilla y León, Mar Siles. - EUROPA PRESS

Desarrollarán programas de asesoramiento, jornadas, formación o de detección de materias objeto de recomendación en los informes del CES

VALLADOLID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) colaborarán para potenciar la transferencia del conocimiento y la aplicación de las investigaciones de los centros de éste último en la Comunidad al mundo productivo.

Ambas entidades han firmado un protocolo de colaboración que además incluirá otras acciones de asesoramiento, formativas o la elaboración de jornadas, según han detallado el presidente del CES, Enrique Cabero, y la delegada del CSIC en Castilla y León, Mar Siles.

Cabero ha explicado que el protocolo subraya la importancia del CSIC, de la investigación y la transferencia del conocimiento para el progreso socioeconómico y para el empleo y la calidad de vida de la ciudadanía y "dibuja" un marco permanente y estable de colaboración entre ambos consejos.

Así, se trata de conseguir el desarrollo de programas de asesoramiento reciproco y participación de las organizaciones que se dedican a los ámbitos que centran la actividad investigadora del CSIC en Castilla y León para la generación de jornadas de formación de profesionales.

De la misma forma, se trata de detectar, también en el marco de los informes que elabora el Consejo Económico y Social, de aquellas materias que han de ser objeto de recomendación y de propuesta especial en Castilla y León para aprovechar el potencial investigador, la captación y retención de talento, la creación de conocimiento o la aplicación posterior a los distintos sectores económicos productivos, algo "esencial" en el desarrollo social, ha explicado Enrique Cabero.

"Precisamente en este proceso de reactivación de transformación, de búsqueda de nuevas posibilidades en el ámbito de Castilla y León y de reforzamiento de las potencialidades actuales, encuentra la investigación un elemento clave", ha agregado.

Cabero ha explicado estas cuestiones junto a Siles, que ha intervenido como ponente en el programa de Audiencias activas del CES (AUDACES) para contar el trabajo del CSIC, su trayectoria a lo largo de 80 años, así como la labor que desarrolla en Castilla y León a través de centros propios como el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA) y otros mixtos con las universidades de León, Salamanca y Valladolid.

TRANSFERENCIA DEL CONOCIMIENTO

El presidente del CES ha destacado la investigación "al más alto nivel" que llevan también generando transferencia del conocimiento a la aplicación en el ámbito, sobre todo, de las biociencias, la biomedicina, la agricultura y la ganadería y ha apuntado la "riqueza" que supone para Castilla y León disponer aquí de estos centros del Consejo.

A este respecto, Cabero ha explicado que se cuenta con un importante nivel de investigación y de creación de conocimiento y, por tanto, cree que se tiene que seguir avanzando es en la transferencia de ese conocimiento al sector económico productivo, a la creación de empleo estable y de calidad, a la mejor prestación de los servicios públicos y de los servicios sociales, que es lo que se pretende con este acuerdo de colaboración.

Por su parte, Mar Siles ha incidido en que la labor que se lleva a cabo en los centros que existen en la Comunidad, cuya actividad se alinea específicamente con las características de la Estrategia Regional de Investigación e Innovación RIS3 en ámbitos como la agricultura y la ganadería o la biomedicina.

Dicho esto, ha señalado la importancia de la transferencia del conocimiento y porque son conscientes de que hay un camino a recorrer todavía en ese sentido, especialmente a través del contacto con el sector socioeconómico y considera que la "mejor" manera de hacerlo es firmar un protocolo general entre ambas entidades.

Con ello se trata de dinamizar esa transferencia de conocimiento y espera que esta firma sea realmente un "punto de inflexión" en ese camino de transferencia de conocimiento, para lo que espera que se pueda colaborar "muy activamente con el CES y las personas que lo componen.

Siles ha apuntado que es fundamental que haya un diálogo abierto entre investigación, laboratorios, las partes tecnológicas, los servicios científicos, etcétera, y el mundo económico, lo que es "fundamental" para que haya un avance apoyado en la investigación que se hace en Castilla y León, "que es mucha y muy buena".

Precisamente, tras su intervención, la delegada del CSIC ha mantenido una reunión con representantes de las organizaciones profesionales agrarias para dar a conocer el trabajo investigador que realizan en el ámbito agrícola y ganadero.

FINCA EXPERIMENTAL

Además de la labor general que se hace en la Comunidad, Mar Siles ha detallado el trabajo que se hace en el Irnasa, del que es directora, y del que ha destacado la finca experimental "muy amplia" de unas 80 hectáreas donde tienen representado prácticamente todo lo que hay en Castilla y León, tanto regadío como secano y dehesa, además de ganado, de manera que pueden hacer ensayos que casi están preparados para salir a sector primario.

Dentro de la finca se desarrollan proyectos de investigación nacionales e internacionales y, por ejemplo, se ha llevado a cabo uno que ha finalizado hace relativamente poco denominado Ecopionet que son pioneros en la agricultura ecológica y está muy relacionado además con la transición y el pacto verde europeo y que consistía en ayudar de forma integral a los agricultores y ganaderos a pasar de prácticas convencionales a prácticas ecológicas.

Así, no sólo les ayudaban a ver cómo era la producción en ecológico comparada con la convencional con distintos ensayos dentro de la finca y de las propias fincas de los participantes, sino que además estaba montada toda la cadena de comercialización y cadena de valorización.

Esa es una de las investigaciones aplicadas, pero también llevan a cabo dentro de los institutos investigación básica, que tiene actualmente en marcha alrededor de 40 o 50 proyectos activos.

Siles ha incidido en que la investigación básica debe explotarse de alguna manera a través de una cadena de valorización, de manera que de esos resultados básicos que den una salida hacia el mundo económico de forma más rápida, a que no se hará a medio largo plazo, sino que sea a un plazo más corto.

Por ello, lo que intentan es llegar a figuras intermedias, por ejemplo, personas integradas en el CES que señalen cuestiones que son importantes para el mundo económico dentro de los propios proyectos de investigación, que son más básicos. En definitiva, considera que hace falta que haya una "escucha activa" de los proyectos fuera del ámbito investigador para que quienes "escuchan" digan lo que les interesa y cómo se puede trasladar al mundo productivo.