Publicado 13/04/2021 10:50CET

CSIF CyL urge a la Junta retirar todas las mascarillas con grafeno por los riesgos pulmonares que suponen

Mascarilla con grafeno.
Mascarilla con grafeno. - CSIF CYL.

Este lunes se seguían utilizando en servicios hospitalarios y Atención Primaria de diversas provincias de la Comunidad

VALLADOLID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) urge a la Junta de Castilla y León que revise y asegure la retirada inmediata de los lotes de mascarillas FFP2 que contengan grafeno, que ha utilizado algún fabricante asiático. Se trata de una sustancia que podría propiciar efectos y daños pulmonares, según algunos indicios.

"Una notificación de la Gerencia Regional de Sanidad y circulares de las gerencias provinciales ya han solicitado su retirada, pero, en el día de ayer, centros de salud y servicios hospitalarios aún no tenían la información suficiente", según CSIF, que explica que los propios delegados estuvieron informando y avisando de esa retirada en toda la Comunidad.

El grafeno es un material compuesto de átomos de carbono muy utilizado en diversas industrias por sus propiedades, como ser muy ligero y resistente.

El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) ha informado de la alerta lanzada por el Ministerio de Salud de Canadá, que ha comprobado que el grafeno se ha usado en la composición de la fabricación de algunas mascarillas, por lo que considera que existe la posibilidad de que los usuarios inhalen partículas de ese producto, algo que puede suponer un riesgo de toxicidad pulmonar. Se está a la espera de una evaluación científica completa y detallada.

Ante la alerta aparecida, CSIF, a través de un comunicado recogido por Europa Press, reclama a la Junta de Castilla y León que "se informe e informe adecuadamente y con transparencia a los comités de Seguridad y Salud Laboral sobre estos riesgos, paralizando el uso o distribución de las mascarillas que contengan grafeno".

Aunque Sacyl no las ha adquirido, sí han llegado a través de Ingesa. "Lamentablemente, llueve sobre mojado. No es la primera vez que no se presta la atención suficiente a la calidad del material que se entrega a los trabajadores, y que afecta a su salud. El año pasado, en abril, también estábamos denunciando el uso de mascarillas defectuosas, que no protegían del contagio del Covid-19 suficientemente", indica CSIF.

REALIZAR CONTROLES Y REVISIONES

Este sindicato pide a los profesionales que comprueben si las han usado y que informen de ello; y a Sacyl que realice controles y revisiones, por los posibles riesgos de toxicidad pulmonar del grafeno.

CSIF sí aclara que, en esta ocasión, la mascarilla sí es efectiva como EPI, y es una barrera efectiva contra el contagio la Covid-19.
Los riesgos de salud por el grafeno pueden afectar al conjunto de los usuarios y ciudadanos, que usen y adquieran mascarillas con esa sustancia, por lo que CSIF pide a la Junta "que tome medidas para proteger a los consumidores, en general, y evitar que se puedan vender".

Los profesionales de Sanidad, y también los propios ciudadanos, "lo mínimo que esperan es que el material de protección que usan contra la Covid-19 reúna los requisitos y la seguridad suficiente", dice CSIF.

En el día de ayer, las mascarillas con grafeno se estaban utilizando "ampliamente" en numerosos servicios y hospitalarios y de Atención Primaria de diversas provincias, como Ávila, León, Palencia, Segovia o Valladolid*), si bien la administración ya estaba informando e instando a su retirada. En el caso de Segovia y Zamora, al parecer, no se habían repartido aún a los profesionales.

Por ejemplo, en el hospital Río Hortega de Valladolid, en la tarde de ayer, se estaban utilizando en servicios de Urgencias, Pediatría y trasplante hepático. Por la mañana, las mascarillas con grafeno se habían usado en Neumología, Digestivo o diversas plantas, según la información de CSIF.