CyL acoge el marcaje por primera vez en España de vencejos comunes con dispositivos GPS

Publicado 08/08/2019 11:06:08CET
Un vencejo marcado a pie del Acueducto.
Un vencejo marcado a pie del Acueducto. - SEO/BIRDLIFE

SEGOVIA, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

SEO/BirdLife ha marcado, por primera vez en España, a una colonia de vencejo común del Acueducto de Segovia con dispositivos GPS para poder conocer con todo detalle su migración.

La organización, que ha contado con la colaboración del colectivo Atthis y de la Universidad de Lund de Suecia, apunta que estos dispositivos, de tan solo un gramo de peso, son capaces de tomar la posición del ave unas 6 veces al día con una precisión GPS de tan solo 10-15 metros de error, y guardar en una memoria interna la información.

Recargan su batería con una "pequeñísima" placa solar, que permitirá tomar datos de sus viajes durante meses. No obstante, será necesario recapturar estas aves la primavera que viene para poder conocer con todo detalle la migración de los vencejos marcados este año, y descargar la valiosa información que contienen sus dispositivos GPS.

Las aves ya están volando por con GPS, y "con suerte" la primavera que viene desvelarán "con todo detalle" sus rutas migratorias, añade la ong.

Desde 2012 SEO/BirdLife lleva marcando vencejos comunes con geolocalizadores para conocer la migración de esta impresionante ave migradora, que pasa la mayor parte de su vida volando. Durante estos años se marcaron más de 100 vencejos con esta tecnología, y la recaptura de unos 40 individuos proporcionó una primera información muy valiosa sobre la migración de los vencejos y sus áreas de invernada, hasta entonces desconocidas.

Las selvas y sabanas de Uganda y Tanzania, así como las costas de Tanzania y Kenia, son las áreas donde los vencejos españoles pasan el invierno, en una migración de más de 20.000 kilómetros.

No obstante, apuntan, los geolocalizadores proporcionan la posición del ave dos veces al día en base a la cantidad de luz. Un sensor registra la cantidad de luz donde se encuentra el ave cada pocos minutos, lo que permite estimar su posición mediante fórmulas astronómicas a partir de la hora del amanecer y del anochecer y del número de horas diarias de luz.

Pero esta metodología tiene algunos problemas, como que la precisión de las posición puede tener un error de incluso más de 100 kilómetros, y que en las fechas en torno a los equinoccios _cuando la duración del día y de la noche son similares_ no puede calcular la posición del ave, concluyen.

Para leer más