Actualizado 01/12/2015 16:07 CET

Los dos acusados de vender heroína en Las Delicias alegan autoconsumo pero el fiscal mantiene su petición

VALLADOLID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los dos acusados de dedicarse a la venta de heroína en el barrio de Las Delicias, David G.G. y Félix G.A, quienes fueron detenidos en septiembre de 2014 en el marco de la 'Operación Ford', se han declarado inocentes y han alegado autoconsumo, pese a lo cual el fiscal ha mantenido invariable su petición de penas, a razón de cuatro años y medio de cárcel para el primero y tres años y ocho meses para el segundo, junto con multas por importe de 1.278 euros.

Durante el juicio en la Sección Cuarta de lo Penal, que ha quedado visto para sentencia, el principal inculpado, David G.G, con domicilio en la calle Embajadores, se ha declarado consumidor de drogas y ha negado dedicarse a la venta de sustancias en el barrio, y ello a pesar de que agentes del Grupo Octavo de la Policía Nacional ratificaran haberle visto en tres ocasiones mientras realizaba transacciones de heroína a toxicómanos, según informan a Europa Press fuentes jurídicas.

Por ello, su abogado ha solicitado un fallo absolutorio al alegar la falta de pruebas, basadas exclusivamente en el testimonio de los agentes, y subsidiariamente ha pedido una pena de un año y seis meses, en aplicación de las atenuantes de escasa entidad del delito y debido a su condición de consumidor habitual.

Su compañero de banquillo, Félix G.A, para el que su abogado ha pedido también una sentencia absolutoria, ha reafirmado igualmente su adicción, la misma que, como así ha precisado, le llevó a acompañar al primero en un viaje efectuado a Salamanca el día 24 de septiembre del pasado año con el propósito de adquirir mercancía para su autoconsumo.

La detención de ambos se produjo en el viaje de regreso a Valladolid, concretamente en la confluencia de la carretera de Madrid con el Paseo de Juan Carlos I, momento en el que a David se le ocuparon, ocultos en el ano, cuatro envoltorios termosellados de heroína con un peso de 3,37 gramos, lo que haría dado lugar a 38 dosis con un precio en el mercado de 390 euros, así como de cocaína, con un peso de 0,32 gramos y un valor de 36 euros.

Su interceptación se produjo como culminación de las pesquisas iniciadas a raíz de que los investigadores detectaran desde principios del mes de agosto de ese año, en la Plaza del Carmen de Las Delicias, un aumento de la presencia de toxicómanos, lo cual hizo sospechar a los agentes de la posible existencia de un punto de venta de heroína en las inmediaciones.

Todo ello coincidía con "numerosas denuncias vecinales acerca de la existencia de un domicilio de la calle Embajadores al cual acudían posibles consumidores.

Los policías establecieron un dispositivo de vigilancias esta zona del barrio y comprobaron que un joven, sin antecedentes, era el que realizaba las ventas a los toxicómanos, tanto en el domicilio, como en la vía pública. Para ello solía aprovechar las horas de entrada y salida de los centros educativos cercanos, circunstancia que le permitía pasar mucho más desapercibido.

Asimismo, se detectó que el principal investigado, David G.G, y una segunda persona, Félix G.A, quien prestaba su pequeño utilitario, se trasladaban a los poblados marginales de localidades periféricas, donde adquirían pequeñas cantidades de sustancias estupefacientes con las que posteriormente elaboraban pequeñas dosis en forma de 'micras' para su distribución.

Esto les permitía sufragar no sólo los viajes y su propio consumo, sino, además, poder cubrir sus gastos diarios sin necesidad de desarrollar una actividad laboral.

Para leer más