Actualizado 01/09/2021 14:06 CET

22.037 hectáreas, superficie definitiva del fuego de Navalacruz, 2.700 de ellas arboladas

Juan Carlos Suárez-Quiñones (izquierda) detalla el balance de la superficie afectada por el fuego de Navalacruz.
Juan Carlos Suárez-Quiñones (izquierda) detalla el balance de la superficie afectada por el fuego de Navalacruz. - JCYL

ÁVILA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

El incendio forestal que se originó en el municipio abulense de Navalacruz hace 18 días ha afectado a un total de 22.037 hectáreas de terreno, de las cuales 2.738 son de masa forestal arbolada, según el balance final dado a conocer el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Tras una reunión con agricultores, ganaderos y ayuntamientos, ha informado de la cifra "cerrada" del balance del fuego, que se declaró el 14 de agosto por el incendio de un coche en ,a carretera N-502.

De las 22.037 hectáreas de terreno, 2.738 son de masa forestal arbolada, tanto en bosque abierto como cerrado (12,4 por ciento); 5.788 hectáreas (26,3 por ciento) son de matorral y monte con arbolado disperso; 12.785 (58 por ciento) de pastizal; 893 hectáreas (4,1 por ciento) de superficie de tipo agrícola, y 5,52 hectáreas de otros tipos de superficies.

Según el consejero, el 85 por ciento de las masas arboladas afectadas son de pino silvestre, en masas adultas o repoblaciones de diferentes edades de madurez, mientras que el resto de especies afectadas, en mucho menor porcentaje, son encinas, pino resinero, rebollo, chopo y fresno.

En cuanto a Montes de Utilidad Pública (MUP) se han visto afectados cinco, además de un consorcio, siendo la afección más relevante la del MUP 47 'Sierra de Ávila', perteneciente a la Mancomunidad Municipal Asocio de Ávila, que se ha quemado en su totalidad, unas 6.700 hectáreas de las cuales 2.250 hectáreas eran repoblaciones arboladas de pino silvestre (pinus sylvestris) de diez a 60 años.

Según el consejero, la restauración de los terrenos quemados se enfoca en varios ámbitos y fases, con varias administraciones involucradas y con distinto grado de urgencia de las actuaciones.

Como fase preliminar, desde el primer momento los técnicos de la consejería trabajan en evaluar los riesgos, analizar la afección a captaciones para abastecimiento de agua a poblaciones, y definir y programar las actuaciones necesarias, en el ámbito de sus competencias, elaborándose las memorias técnicas necesarias y proyectos necesarios para las propuestas de emergencia.

Contador

Para leer más