Actualizado 09/09/2022 12:49

Fiscalía pide penas de 4,5 años a dos hombres acusados de usar una alcantarilla en Zaratán para ocultar 'coca'

Archivo - Absuelto en Valladolid por "error invencible" un hombre acusado de abusar de una menor de 16 años
Archivo - Absuelto en Valladolid por "error invencible" un hombre acusado de abusar de una menor de 16 años - EP. - Archivo

VALLADOLID, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

Fiscalía de Valladolid solicita penas de cuatro años y medio de prisión para dos varones, Iván S.J. y Pablo F.G, acusados de utilizar una alcantarilla de Zaratán a modo de 'caleta' para ocultar cocaína que tenían, supuestamente, preordenada para su venta a terceras personas.

El juicio por estos hechos se celebrará el próximo miércoles, 14 de septiembre, en la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Provincial y el banquillo lo compartirán ambos encausados, a quienes la acusación pública solicita igualmente el pago de multas por importe de 28.000 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

La detención de los dos acusados se produjo en noviembre de 2020, a raíz del hallazgo casual de una mochila, oculta en una alcantarilla de Zaratán, a cargo del operario de una empresa que el día 23 de ese mes se encontraba en la calle Prado realizando una obra de acometida de agua.

Fue al abrir la alcantarilla cuando el trabajador halló una mochila roja sospechosa y puso el hallazgo en conocimiento de la Guardia Civil, cuyos agentes, personados en ante la arqueta de suministro, inspeccionaron la bolsa y en su interior hallaron un tupperware que contenía tres envoltorios de plástico, metidos en arroz, con un total de 76,31 gramos de cocaína valorada en 14.000 euros.

Ante tal descubrimiento, los guardias civiles se pusieron en contacto con el Equipo de Lucha Contra la Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) y sus integrantes montaron un operativo en los alrededores con el fin de realizar una espera al objeto de comprobar si alguien se personaba para recoger la mercancía.

La espera dio sus frutos y finalmente, sobre las 16.30 horas de ese mismo día hizo su aparición un Mercedes conducido por Iván S.J, quien detuvo el turismo al lado de la arqueta y la abrió para cerrarla acto seguido con un fuerte golpe al comprobar que había desaparecido la mochila.

"¡Me cago en Dios!", aseguran los agentes del operativo que le escucharon decir ante la ausencia de la bolsa para, acto seguido, comenzar a abrir otras arquetas y dirigirse a la zona de contenedores de basura para mirar en su interior y, al no encontrar la mochila, propinar una patada a uno de los contenedores.

El sospechoso abandonó la zona en su turismo y fue finalmente interceptado en la zona de Equinoccio, momento en el que los guardias civiles le intervinieron en el maletero diversos tupers, arroz y plásticos film transparente, de similares características a los hallados en la mochila.

En uno de los folios manuscritos encontrados en el interior de la mochila se identificó una huella correspondiente al dedo anular izquierdo de Iván, mientras que a través de su teléfono móvil, tras el volcado de sus archivos con el preceptivo mandamiento judicial, se descubrió su relación con el otro acusado, Pablo F.G, en cuanto al uso de la 'caleta' como receptáculo de cocaína para su posterior recuperación, manipulación y transmisión a terceras personas.

Además, otro de los indicios que el fiscal del caso utiliza para vincular a ambos acusados en dicha actividad delictiva es un whatsapp, de fecha 6 de julio de ese año, que Iván mandó a Pablo en el que le da instrucciones para que mezcle la cocaína con alguna otra sustancia para aumentar así los gramos de la misma.

"Coges unnnn gramito de sal de la del Manolo y un gramito de sal de la que tengo yo, que está más en polvito, y lo juntas todo así....y así nos sale más y ganas más", es una pequeña parte del mensaje incriminatorio entre ambos acusados.

Contador

Más información