Actualizado 17/02/2022 12:40

Fiscalía de Valladolid pide casi 18 años al exmilitar que mantuvo secuestrada a su pareja tres días en un bosque

Archivo - Trib. Condenados un empresario búlgaro y sus padres por un entramado de empresas que defraudó 75.000 euros a Hacienda
Archivo - Trib. Condenados un empresario búlgaro y sus padres por un entramado de empresas que defraudó 75.000 euros a Hacienda - EUROPA PRESS. - Archivo

VALLADOLID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Fiscalía de Valladolid solicita casi dieciocho años de prisión para un varón de origen búlgaro, el exmilitar Kiril B.N, que en el verano de 2021 secuestró supuestamente a su expareja al no aceptar la ruptura de la relación y la mantuvo retenida durante tres días en un bosque de la localidad vallisoletana de Corrales del Duero.

El juicio por estos hechos se celebrará el próximo día 25 de febrero en la Audiencia de Valladolid cuyo banquillo no sólo lo ocuparán el citado individuo sino otras tres personas, la pareja formada por Marian B.H. y Ana A.D. y Petko M.A, de la misma nacionalidad, en el primer caso con peticiones que suman diecisiete años y siete meses de cárcel por delitos detención ilegal, maltrato habitual, lesiones, otro continuado de amenazas, tres de coacciones, otro continuado de amenazas graves y acoso.

Para los otros tres encausados, por delito de detención ilegal, la acusación pública solicita cuatro años y diez meses de privación de libertad, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Además de las medidas de seguridad que prohíben a los acusados comunicar o acercarse a la víctima, el fiscal del caso solicita al principal acusado que la indemnice con 50 euros por las lesiones y con otros 3.000 por daño moral, cantidad esta última que, en caso de condena, deberían también abonarle los otros tres acusados de forma conjunta y solidaria.

Los hechos tuvieron como colofón el supuesto secuestro de la víctima, Aksinia V.M, de 45 años, por parte de su entonces pareja, Kiril B.N, de 53, tras la ruptura de la relación acordada por ella ante las amenazas de muerte y maltrato físico que, presuntamente, empezó a sufrir a raíz empezar a compartir ambos vivienda en 2028 en la localidad de San Martín de Rubiales (Burgos).

La relación se deterioró gravemente, en especial desde marzo de 2021, cuando el encausado comenzó a mostrar una clara actitud de dominación sobre ella, a la que, siempre según el escrito del fiscal, no dejaba salir sola a la calle y en repetidas ocasiones le decía que la iba a matar, como durante el episodio ocurrido el 12 de junio de 2021 cuando ella asistió al cumpleaños de una amiga.

La situación llegó a tal punto que la mujer se fue a vivir finalmente a casa de su empleadora en un pueblo de Valladolid, circunstancia que Kiril no aceptó. Sus llamadas telefónicas insistentes a su expareja para que volviera a casa no dieron sus frutos.

Incluso en ese mes de junio, la mujer acudió a su antigua vivienda acompañada de otras dos personas para recoger sus pertenencias y el acusado llegó a encerrarles en casa a los tres con el fin de tratar de convencer a su exnovia para continuar la relación.

VEHÍCULO INTERCEPTADO

Dado que no lograba su propósito, Kiril se compinchó, presuntamente, con otras tres personas para secuestrar a su pareja. Para ello contactó con Petko M.A, quien normalmente trabajaba en las mismas tierras que ella y solía conducir el turismo en el que se trasladaban hasta el tajo.

Así, tras haber sido informado por Petko de la hora y trayecto seguido para trasladarse al lugar de trabajo en Mambrilla de Castrejón (Burgos), Kiril y otros dos de los acusados, la pareja formada por Marian B.H.l y Ana A.D, interceptaron a primera hora del día 7 de julio de 2021 el vehículo en el que viajaba la víctima.

El acusado cruzó su coche y logró la detención del turismo en el que viajaba su ex, a la que acto seguido introdujo a la fuerza en el suyo y, en compañía de Marian y Ana, trasladó hasta un monte. Allí quedaron solos Kiril y la víctima, a la que el primero mantuvo atada durante tres días en aquel escenario intentando convencerla para que retomara la relación, siempre con amenazas de muerte a pedradas e incluso con quitar la vida a sus hijos, que no viven en España.

Finalmente, el 9 de julio, en el marco de una amplia y complicada investigación y fruto del dispositivo de búsqueda desplegado en la comarca burgalesa de La Ribera, con apoyo de un helicóptero, se localizó en Corrales de Duero (Valladolid) el vehículo que se investigaba desde días atrás, parado en un camino terrizo, y en su interior fueron halladas el acusado y su expareja.

En el relato de hechos de la acusación pública se incluyen incluso las supuestas amenazas de muerte que el acusado realizó a la víctima estando ya en prisión. En concreto, el 24 de agosto, antes de que se le notificara la prohibición de comunicar con ella, se puso en contacto telefónica con Aksinia: "Hola cariño, te voy a matar", fue la frase que la víctima oyó al otro lado del teléfono.

Más información