Montoliú ve necesario "aquilatar la seguridad del proceso" antes de aplicar la manipulación génica en humanos

Lluis Montoliú, en el IOBA.
IOBA
Actualizado 09/01/2019 19:32:09 CET

Tilda de "irresponsable" el experimento de un colega chino que asegura haber creado los primeros bebés manipulados genéticamente

VALLADOLID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

El experto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Lluis Montoliú ha calificado de absoluta "irresponsabilidad" la técnica aplicada por un investigador chino que asegura haber creado los dos primeros bebés manipulados genéticamente y, frente a ello, ha abogado hoy por "aquilatar la seguridad de todo el proceso" antes de aplicar estas herramientas sobre personas.

El investigador, que ha participado esta tarde en un seminario organizado por el Instituto de Oftalmobiología Aplicada (IOBA) de la Universidad de Valladolid (UVA) sobre terapia génica y tratamiento de enfermedades oculares raras, se ha mostrado categórico al rechazar ética y legalmente el experimento anunciado el pasado mes de noviembre tras recordar que el mismo, la manipulación genética de embriones, es "ilegal en España y en muchos otros países", algo muy distinto a la terapia génica somática, es decir, la modificación genética de células en adultos que se viene practicando desde finales de los ochenta y principios de los noventa.

Montoliú, en declaraciones recogidas por Europa Press, insiste en que lo realizado por el investigador chino He Jiankui, que asegura haber propiciado el nacimiento de los dos primeros bebés genéticamente modificados del mundo que, gracias a la alteración de su ADN en un laboratorio, a partir de la fertilización in vitro, evitará que se infecten con el VIH, "nada tiene que ver con la investigación que se hace en los laboratorios ni con el desarrollo terapéutico y la potencialidad de estas herramientas".

Y es que, como así advierte, antes de la utilización en pacientes de estas técnicas "hay que quilatar la seguridad de todo el proceso", ya que todavía no hay un control de las mismas ni de sus efectos.

En su caso, el investigador viene trabajando desde hace años sobre el albinismo, una enfermedad rara que provoca fundamentalmente la pérdida de visión y que en la actualidad pretende tratar mediante las tecnologías de edición genética a partir de la herramienta denominada Crispr.

"Nos sirve tanto para generar modelos animales en los cuales replicar las mismas mutaciones que diagnosticamos en nuestros pacientes y preguntarles a estos modelos animales el efecto de las mutaciones, como para desarrollarlas en las terapias génicas que en el futuro permitirán corregir estas mutaciones directamente en las personas y aliviar o curar estas alteraciones", explica.

"BUENÍSIMO NIVEL" EN ESPAÑA

El investigador del CSIC ha subrayado el nivel "buenísimo" de este tipo de técnicas en España, fundamentalmente debido a que su descubridor, hace veinticinco años, es el microbiólogo de la Universidad de Alicante Francisco Juan Martínez Mújica, a partir del cual otros investigadores aprovecharon para perfeccionar estas herramientas que hoy en día "permiten modificar cualquier gen de cualquier genoma de cualquier organismo".

El miembro del Centro Nacional de Biotecnología dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas incide en que este tipo de investigación es "simple y económica y no requiere de grandes inversiones", otra cosa muy distinta que podría encarecer mucho el proceso, añade, son "los protocolos de seguridad que habrá que seguir cuando se traslade y aplique en terapias sobre personas".

Contador