Publicado 30/06/2020 16:45:18 +02:00CET

A prisión una mujer por impedir reiteradamente que su expareja vea a la hija de ambos

   SALAMANCA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) - -

   Una mujer salmantina ha ingresado en prisión por desobedecer reiteradamente los regímenes de visitas que tiene acordados con su expareja y la decisión judicial al respecto para que él también vea y esté con la hija de ambos.

   Según fuentes judiciales, la madre ha incumplido "de manera reiterada" con los distintos regímenes de visitas que se han ido fijando desde 2012, lo que ha obstaculizado la relación entre el padre y la menor y ha hecho "imposible" los encuentros entre ambos en el punto de encuentro familiar fijado en los términos acordados en las resoluciones judiciales.

   Esta actitud "obstruccionista" ha sido reflejada en sus informes por los profesionales del punto de encuentro familiar, en el que deben tener lugar los encuentros entre padre e hija, y por el equipo psicosocial adscrito a los juzgados, tal y como recoge la documentación judicial a la que ha tenido acceso Europa Press.

   Como consecuencia de los incumplimientos, la progenitora ha sido multada en varias ocasiones, requerida para que obedeciera las resoluciones judiciales, y advertida de que, de persistir en su comportamiento, podría estar incurriendo en un delito de desobediencia.

   A pesar de las advertencias del Juzgado de Familia, la madre ha incumplido el régimen de visitas que se ha desarrollado "siempre bajo la supervisión de los profesionales del punto de encuentro familiar" y que ha ido evolucionando a lo largo de los años en función de la edad de la menor y de las recomendaciones del equipo psicosocial.

   En 2015 y por la "conducta obstativa" de la madre que impedía cumplir las fases del plan de visitas establecido conforme a los criterios de los profesionales, el Juzgado dictó una providencia y reclama un nuevo informe sobre la evolución de la relación paterno-filial.

   En 2018, el Juzgado de Familia de Salamanca sumó una nueva sentencia en base al acuerdo alcanzado entre los progenitores, que pactaron entonces un nuevo régimen de visitas en el que el padre podría ver a su hija dos días entre semana, fines de semana alternos y la mitad de las vacaciones.

Contador