Actualizado 01/04/2010 13:54 CET

Recuperan y liberan a un ejemplar de águila real que colisionó con un aerogenerador en la sierra de Toranzo en Soria

La Junta atendió en la provincia de Soria durante el pasado año un total de 144 ejemplares de más de 30 especies protegidas

VALLADOLID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

Efectivos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León lograron recuperar un ejemplar de águila real que sufrió un fuerte traumatismo craneoencefálico tras colisionar con un aerogenerador en la sierra de Toranzo, en la provincia de Soria.

Este animal, una hembra adulta de águila real, ingresó en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres 'Los Guindales' de Burgos el pasado 1 de febrero tras la colisión, según informaron a Europa Press fuentes de la Junta.

El águila, de 5 kilos, presentaba un fuerte traumatismo craneoencefálico en el lado izquierdo de la cabeza, con ligera proptosis del globo ocular y de conmoción cerebral. Al ingreso, tras la exploración veterinaria, se inició un tratamiento con antiinflamatorios y fluidoterapia y con sueros glucosados enriquecidos vía oral.

Una vez estabilizado se procedió a la alimentación forzada con pequeñas cantidades de carne troceada e hidratada. Cinco días después comenzó a comer sola y con tan sólo una semana más el animal ya era capaz de cazar en el voladero.

Finalmente, tras casi dos meses pudo ser liberada por agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León en su lugar de origen.

Asimismo, la pasada semana efectivos de la Junta recogieron a otro ejemplar, en este caso un águila real macho, en la localidad de Balluncar (Soria). El animal, tras haber colisionado con un tendido eléctrico cercano, fue trasladado al CRAS de Burgos donde se comprobó que había sufrido una fractura en los huesos del ala, presentando pérdida de hueso y necrosamiento, siendo complicado que pueda volver a volar.

EJEMPLARES RECOGIDOS

La Junta de Castilla y León atendió en la provincia de Soria durante el pasado año un total de 144 ejemplares de más de 30 especies protegidas distintas, que fueron recogidas debido a su imposibilidad de supervivencia en el medio natural.

De la totalidad de ejemplares recogidos, 99 de ellos fueron trasladados por agentes medioambientales hasta el Centro de Recuperación de Animales Silvestres 'Los Guindales' (Burgos) donde se les dio la oportuna atención veterinaria, tras lo que se han podido liberar 64 ejemplares.

En 2009 se han finalizado las obras de construcción de un voladero y dos mudas en el vivero de Valonsadero, lo que supone el primer paso para la futura creación de un Centro de Recepción de Especies Protegidas que desempeñe las labores de recuperación e integración en el medio natural de ejemplares heridos.

En las instalaciones de Valonsadero se atendieron todos aquellos casos que no precisaron de atención veterinaria especializada, fundamentalmente ejemplares de buitre leonado con síntomas de desnutrición y pollos de cigüeña blanca que habían caído del nido de forma prematura. También se han mantenido en las instalaciones ejemplares de otras especies durante breves estancias de tiempo hasta que fuese posible su traslado hasta el Centro de Recuperación de Burgos.

La especie que más se atendió el pasado año en Soria fue el buitre leonado, con 26 ejemplares ingresados, la causa más común de ingreso en esta especie la desnutrición y debilidad de ejemplares jóvenes y subadultos. Otras especies con un alto número de ingresos fueron la cigüeña blanca, el ratonero, el cernícalo vulgar y el aguilucho cenizo.

En relación al aguilucho cenizo, que nidifica en los campos de cereal, la causa de ingreso más común fue por heridas provocadas por cosechadoras antes de que los pollos pudiesen volar, aunque un buen número de agricultores avisaron previamente a la cosecha de la localización de nidos en sus parcelas pudiendo salvar así numerosos pollos de esta especie.

Las causas más comunes de ingresos fueron las caídas de los pollos de los nidos, desnutrición en aves carroñeras y traumatismos originados por diversas causas como atropellos, colisiones con líneas eléctricas, aerogeneradores o disparos.

Asimismo se recogieron tres ejemplares de tortugas exóticas que fueron entregadas por sus propietarios ante la prohibición expresa de su liberación en el medio natural.

De la misma manera que se ha atendido a todas las especies encontradas heridas se ha procedido por el personal de la Junta de Castilla y León a la recogida de especies protegidas muertas por causas no naturales con el fin de identificar y valorar las amenazas existentes sobre la fauna silvestre.

Así durante 2009, se registraron 576 casos de mortalidad no natural de 107 especies distintas, siendo la causa más común las colisiones con aerogeneradores, los atropellos y las muertes con electrocución. Las especies más afectadas por estas causas han sido el buitre leonado (141), la cigüeña blanca (25), el vencejo común (37) y el cernícalo vulgar (18), entre las aves, y la garduña (23) y el tejón (22), por atropello, entre los mamíferos..

En relación a los envenenamientos, durante 2009 disminuyó el número de ejemplares encontrados muertos por esta causa, habiéndose registrado durante el pasado año tres casos en los municipios de San Esteban de Gormaz, Noviercas y Villar del Río, con un total de seis buitres y un milano real muertos por envenenamiento.

Las causas de mortalidad no natural son confirmadas mediante la práctica de las oportunas necropsias en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Burgos.