Futura reforma de la Ley de Derecho a la Vivienda orientada al alquiler y rehabilitación

Actualizado 04/09/2019 13:14:35 CET
CyL exigirá líneas AVE prioritarias y mejoras en la convencional
CyL exigirá líneas AVE prioritarias y mejoras en la convencional - EUROPA PRESS

VALLADOLID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha comprometido este miércoles una "completa" reforma de la Ley de Derecho a la Vivienda en Castilla y León que estará orientada al fomento del alquiler y a la rehabilitación con el objetivo de que "todas" las personas con necesidades de vivienda puedan ser identificadas para acceder a ayudas públicas.

Según ha informado el consejero, esta reforma legislativa configurará como servicio público de interés general el parque público de alquiler social que se ampliará hasta alcanzar un número de 3.000 viviendas para lo que se incorporará al mismo inmuebles de la Junta de Castilla y León y de otras entidades e instituciones a través de convenios de colaboración con Ayuntamientos y Diputaciones para su gestión coordinada.

Suárez-Quiñones, que repite en la cartera de Fomento y Medio Ambiente, ha anunciado que las convocatorias de subvenciones al alquiler de vivienda no exigirán un nivel de ingresos mínimos del solicitante al mismo tiempo que priorizarán a las unidades familiares en situación más vulnerable y mantendrán la política de atender a todos los que cumplan requisitos.

Otra de las propuestas de legislatura en materia de vivienda es el impulso de un nuevo programa de ayuda al alquiler para jóvenes en el medio rural con el doble objetivo de facilitar el acceso a la vivienda de los jóvenes y de contribuir a mantener y fijar población en el medio rural.

Por último, ha comprometido el desarrollo de un programa específico para la "completa erradicación" del chabolismo en Castilla y León que abarcará tanto los procesos de identificación de los núcleos chabolistas y evaluación de las situaciones de vulnerabilidad de sus residentes, como los de habilitación de las nuevas viviendas, traslado de los residentes y posterior destrucción de las chabolas y los de seguimiento de las familias que abandonan el entorno chabolista para su integración económica y social.

En materia de rehabilitación y regeneración urbana, se ha comprometido a ejecutar la áreas de regeneración urbana ya declaradas y ha anunciado convocatoria de subvenciones para comunidades de vecinos para fomentar la rehabilitación de edificios. A esto ha añadido que se impulsará el Programa Rehabitare para el acondicionamiento de edificios de titularidad municipal y de otras titularidades en el medio rural para incorporarlos al parque público de alquiler social y garantizar el derecho a la vivienda a los más desfavorecidos y se contribuir a fijar población en los pueblos, "mejorando el patrimonio edificado de los mismos y contribuyendo a su actividad económica".