TSJCyL ratifica siete años de cárcel al detenido con 11 kilos de speed en Valladolid

El condenado a siete años de cárcel, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Valladolid.
El condenado a siete años de cárcel, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Valladolid. - EUROPA PRESS
Actualizado: jueves, 21 septiembre 2023 9:55

El encausado había alegado que no vivía en el piso donde fue hallada la mercancía y que no era dueño de la misma

VALLADOLID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha ratificado la condena de siete años de prisión impuesta por la Audiencia de Valladolid a Daniel D.G, el hombre detenido el día 2 de mayo del presente año tras un registro en una vivienda de la capital que ocupaba en la que la Policía Nacional halló un total de once kilos de speed. El registro se produjo a partir de una denuncia por violencia de género de su expareja.

En su sentencia, la Sala de lo Civil y Penal del Alto Tribunal Castellanoleonés, con sede en Burgos, desestima el recurso del condenado y confirma en todos sus términos el fallo anterior de la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Provincial, que consideró al encausado autor de un delito de tráfico de drogas de las que causan grave daño a la salud, en la modalidad de notoria importancia, y le aplicó la atenuante analógica de drogadicción, a pesar de lo cual le impuso siete años de privación de libertad--el fiscal había pedido ocho años y medio--y una multa por importe de 700.000 euros, según la información del Gabinete de Prensa del TSJCyL recogida por Europa Press fuentes jurídicas.

"¡Me encuentro en esta situación sin tener nada que ver!", alegó durante el juicio Daniel D.G. para desvincularse por completo de la importante cantidad de speed que la policía intervino en marzo en un piso de la calle María Vargas, en Pajarillos Altos, inmueble que, como así dijo el acusado, no era de su propiedad y en cuyo interior jamás había estado en su vida.

El letrado del condenado había pedido un fallo absolutorio y había invocado la vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva, el de un proceso con todas las garantías y la nulidad de la entrada y registro en el piso.

La detención de Daniel se produjo el 2 de mayo del presente año a raíz de una denuncia por violencia de género de su entonces pareja, moradora del piso situado enfrente de la vivienda donde fue hallada la droga.

Al registro autorizado por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer, con participación de efectivos de la Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) en busca de las numerosas armas y dinero denunciados por su expareja, siguió un segundo media hora después, en este caso validado por el Juzgado de Instrucción número 3, al comprobar los agentes de la primera intervención la existencia de numerosas cantidades de diversas drogas, fundamentalmente speed, repartidas por todo el inmueble.

En su testimonio ante la Sala, Daniel sostuvo que el piso donde fue localizado el importante alijo, con un valor de unos 330.000 euros, no era de su propiedad y que no había estado nunca en su interior, ya que él vivía en el domicilio de su padre.

"UN CHICO LATINO"

"Sólo he estado en el piso de mi expareja, que encontraba enfrente y que es donde ella vivía. Ni sé quién es el dueño de ese piso ni he estado en su interior. Alguna vez me he cruzado en la escalera con un chico latino que salía de él, pero no sé nada más", mantuvo en todo momento el encausado, quien por ello aseguró que nada de lo intervenido en el interior del piso del alijo era de su propiedad.

Sin embargo, cuatro agentes que participaron en los registros, uno de la UFAM y tres del Grupo Octavo de la Policía Nacional de Valladolid, coincidieron al señalar que en todo momento el acusado les fue explicando de qué sustancias se trataba cada vez que daban con un paquete o envoltorio y que en el inmueble hallaron ropa y otras pertenencias que reconoció como suyas e incluso encontraron su propio DNI en una estantería.