UGT ve "corto" el protocolo frente a violencia contra agentes foretales y que aún no se han adoptado medidas

Publicado 10/10/2018 15:02:03CET

VALLADOLID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

UGT considera que el protocolo frente a la violencia contra agentes forestales "se queda corto" y además no se han implantado todas las medidas, algo que ha afirmado que se demuestra con la última agresión en la pedanía leonesa de Rucayo, donde un ganadero presuntamente ha amenazado con un hacha a un funcionario.

El sindicato, en un comunicado recogido por Europa Press, ha condenado este hecho y ha expresado su "más absoluta repulsa", ha manifestado su solidaridad y apoyo al agente.

UGT ha incidido en que Castilla y León es la comunidad con mayor número de agresiones a agentes medioambientales en todo el país y, a pesar de haber apoyado un protocolo de actuación en caso de violencia en el trabajo, ha señalado que se observa que éste "se queda corto" y cómo aún no se han adoptado todas las medidas preventivas comprometidas.

También ha reiterado que no se pueden llevar a cabo las labores inherentes a su cometido sin un mínimo de seguridad al haber una relación de puestos de trabajo (RPT) "escasa de efectivos".

A pesar de que el protocolo indica que hay que salir en pareja en situaciones de "posible" conflictividad, "queda demostrado que no es válido, ya que nuestros compañeros agentes medioambientales que ejercen su trabajo en el campo, no saben cuándo van a estar frente a una situación que pueda poner en riesgo su vida".

UGT ha exigido que se ponga fin a esta situación "antes de que sea demasiado tarde".