Actualizado 31/03/2022 14:19

'Umbral, libro a libro', un viaje por la vida y recuerdos del escritor

La presidenta de la Fundación Francisco Umbral y viuda del escritor, la fotógrafa María España Suárez, visita la exposición 'Umbral, libro a libro' en la Sala de Exposiciones del Teatro Zorrilla.
La presidenta de la Fundación Francisco Umbral y viuda del escritor, la fotógrafa María España Suárez, visita la exposición 'Umbral, libro a libro' en la Sala de Exposiciones del Teatro Zorrilla. - EUROPA PRESS

   El Teatro Zorrilla acoge este repaso visual desde su infancia vallisoletana hasta la obtención del Cervantes

   VALLADOLID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Sala de Exposiciones del Teatro Zorrilla de Valladolid acoge desde este jueves la exposición, 'Umbral, libro a libro', que repasa la vida y recuerdos del escritor a través de más de medio centenar de fotografías de distintas épocas, así como de ejemplares de sus obras más célebres y otros objetos muy ligados al autor.

   En la muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 15 de mayo, se incluyen paneles informativos que resumen la biografía de Francisco Umbral y se da cuenta de su producción literaria en lo que se refiere a sus monografías publicadas.

   La revisión de los textos ha sido realizada por la profesora de la Universidad de Pau y de los Países del Adour, Bénédicte de Buron Brun, mientras que las fotografías proceden del Archivo de la Fundación Francisco Umbral que hacen un recorrido por su vida desde su infancia hasta la concesión del Premio Cervantes en el año 2000.

   Estas instantáneas dan una visión de sus años en Valladolid, su relación con personajes de la vida española, los premios recibidos y algunos de los retratos realizados por su mujer, María España Suárez, a la sazón presidenta de la Fundación Umbral y quien ha estado acompañada en la inauguración de la exposición por el vicepresidente de la Diputación de Valladolid, Víctor Alonso, y por el poeta y periodista Carlos Aganzo.

   Desde el Umbral de tres años que pasea con su aya por las calles del Madrid de la II República, pasando por su etapa escolar en el Valladolid de la posguerra hasta su boda en 1959 con España Suárez en la capital del Pisuerga, el recorrido fotográfico incluye las tertulias literarias en el desaparecido Hostal Florido de esta ciudad junto a figuras como un jovencísimo José Jiménez Lozano y que serían el germen, como ha explicado Aganzo, del futuro suplemento cultural 'Las artes y las letras' que promovería Miguel Delibes como director de El Norte de Castilla para burlar a la censura franquista, un circulo del que formaría parte más tarde Manu Leguineche, con quien Umbral mantendría una intensa relación años después en Madrid.

   Ya como escritor y periodista consagrado en Madrid, la exposición recoge fotos de Umbral junto a personalidades como Pilar Cernuda, Marisol, Manuel Vicent, Juan Carlos I, el entonces príncipe Felipe, Juan Luis Cebrián, Luis María Ansón, Pedro J. Ramírez, Marcelino Camacho, Santiago Carrillo, Luis García Berlanga, Pitita Ridruejo, Antonio Resines, Chus Lampreave, Fernando Fernán Gómez, José Saramago o Camilo José Cela.

AMISTAD CON CELA

   Sobre este último, España Suárez ha subrayado la "gran amistad" que unió ambos autores, a pesar de que el gallego era "un hombre difícil y duro" que "sólo trababa amistad con gente que consideraba que valía la pena".

   Otra de las fotografías protagonistas de la exposición es la que Umbral comparte con Miguel Delibes en 1995, cuando el primero recibió el Premio Provincia de Valladolid a la Trayectoria Literaria concedido el año anterior, como ha explicado durante la presentación Víctor Alonso, quien ha destacado la colaboración entre la Diputación y la Fundación Francisco Umbral, en cuyo patronato está representada.

   De las instantáneas, España Suárez ha ensalzado la fotogenia de su marido, alguien que "sabía posar" y "salía bien en las fotos". "Sobre todo en las que yo le hice", ha bromeado la fotógrafa.

   Entre los ejemplares de sus obras más célebres destacan en esta muestra una edición en japonés de 'Las ninfas' de 1976 y una de 'Mortal y rosa' al danés de 1975.

   La presidenta de la Fundación ha subrayado que Umbral "no era una persona cualquiera", sino que tenía una marcada personalidad, además de "unas manos muy bonitas", y ha puesto como ejemplo de su vanguardismo que "empezó a tener el pelo largo muy al principio, cuando empezó a llevarse". "Era muy guapo y muy alto", ha apostillado.

SUS AÑOS EN VALLADOLID

   De sus primeros años de relación en Valladolid, España Suárez recuerda, amén de su boda en la iglesia de San Martín, sus paseos por la Acera de Recoletos o sus excursiones a remar en el Pisuerga "a pesar de que ninguno de los dos" sabía nadar, como ha admitido entre risas.

   Escritor matutino, Francisco Umbral gustaba de ponerse ante el texto ya a primera hora de la mañana, como ha indicado su viuda, primero para redactar sus artículos y columnas en los periódicos, para después seguir con el libro que estuviera preparando en ese momento.

   Además, María España ha insistido en que "no dejaba de escribir ningún día" --muy al principio a mano y luego a máquina, hasta que su pulso le impidió hacerlo y tuvo que ser su mujer quien mecanografiara sus textos-- y también "leía mucho", sobre todo poesía y ensayo, mientras que, en cambio, "no solía ver televisión".

   Sobre el éxito de sus afilados artículos, las famosas 'negritas', España Suárez ha reconocido que más allá de polémicas, la relevancia era tal que no faltaban los que aspiraban a aparecer en ellas, como es el caso de Joaquín Sabina, quien le dirigió una carta en verso a modo de queja por no ser objeto de ninguna.

Para leer más