Publicado 18/02/2020 10:48:20 +01:00CET

Visto bueno a la valorización energética de neumáticos fuera de uso en Cosmos

LEÓN, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Junta de Castilla y León ha dictado la declaración de impacto ambiental sobre el proyecto de "modificación sustancial" de la instalación de Cementos Cosmos para la valorización energética de neumáticos fuera de uso en el término municipal de Toral de los Vados (León).

Según publica el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) en su edición de este martes, 18 de febrero, la modificación sustancial evaluada consiste en la sustitución de parte del combustible fósil
(coque de petróleo) que se utiliza en la actualidad en la alimentación del precalcinador por un combustible alternativo derivado de neumáticos fuera de uso. La capacidad máxima total de utilización de residuos será de 33.500 toneladas al año, "lo que supondrá un 30 por ciento de sustitución térmica total".

El estudio de impacto ambiental concluye que la utilización de neumáticos fuera de uso como combustible alternativo no va a ocasionar un "cambio significativo" en los impactos sobre el medio físico y biótico que se producen en la situación actual, "que se encuentran controlados y mantenidos por debajo de los límites legales establecidos y en continuo proceso de minimización".

Además, insiste en que la utilización de combustibles alternativos es "una de la mejores técnicas disponibles aplicables" al sector cementero a lo que se añade que la utilización de residuos como combustibles supone una de las medidas establecidas por la Comisión Europea para combatir el cambio climático, frente al empleo de combustibles fósiles.

Se desarrolla un programa de vigilancia ambiental en el que se establecen los indicadores y parámetros seleccionados para el control, los niveles de calidad que deben mantenerse, la periodicidad de los mismos y las necesidades para su correcto cumplimiento.

Este estudio concluye que los impactos "más relevantes" durante la fase de explotación se corresponden con la afección a la calidad del aire y considera que las emisiones atmosféricas "no van a sufrir modificaciones significativas" por lo que este impacto se considera "moderado".

Asimismo, las medidas preventivas y correctoras que la instalación ya tiene implantadas (filtro híbrido y SNCR en el horno, filtro electrostático en el enfriador y filtros de mangas en molinos, ensacadoras y otras desaireaciones) y los sistemas de control tanto de
los gases y partículas emitidos como de la calidad del aire del entorno hacen que el valor del impacto "no se considere importante".

De la misma manera, añade este estudio, el impacto sobre el calentamiento global y el cambio climático por la emisión de CO2 se ha calificado como "positivo y moderado", atendiendo a la reducción que se produce en la emisión de ese gas de efecto invernadero por la utilización de neumáticos fuera de uso como fuente de energía.

Para el resto de los factores del medio identificados en el inventario ambiental, la magnitud del impacto se ha calificado como compatible respecto a la situación actual, "ya que la actuación evaluada no supondrá una variación significativa de los impactos ocasionados por la actividad industrial".

Para su utilización como combustible, los residuos de NFU requieren de tratamientos previos de trituración y corte, "mediante los que se adaptará a las características adecuadas de las instalaciones de almacenamiento, transporte y dosificación". Este proceso tendrá
lugar en los centros de los proveedores (gestores autorizados), "de modo que los residuos de NFU que entran en la planta, se encuentran listos para su uso".

Para el uso de estos residuos de NFU como combustible serán suficientes las instalaciones utilizadas en la actualidad para la biomasa de origen forestal, "de manera que no será necesaria la construcción de nuevas instalaciones, ni la utilización de nuevos
equipos específicos".

Los combustibles utilizados en la actualidad en el horno son principalmente coque de petróleo y, en menor proporción, carbón nacional, biomasa forestal y gasóleo. La nave en la que se descargan y almacenan los residuos de NFU dispone de una superficie de 1.050 metros cúbicos con foso de hormigón, está cubierta y cerrada en sus laterales "con excepción de las zonas donde se realiza la descarga en la que se ubican las puertas automáticas".

Para leer más