La metrópolis de Barcelona encara el futuro de su urbanismo de la mano de ciudadanos y expertos

Publicado 30/11/2019 10:30:28CET
Sesión de debate en Badalona sobre el Avance del Plan director urbanístico (PDU) metropolitano de Barcelona
Sesión de debate en Badalona sobre el Avance del Plan director urbanístico (PDU) metropolitano de Barcelona - AMB

Los debates culminarán con dos sesiones en Barcelona el 9 de diciembre y el 22 de enero

BARCELONA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Ciudadanos, entidades y más de 400 expertos encaran desde julio el Avance del Plan director urbanístico (PDU) metropolitano de Barcelona, que busca reforzar la solidaridad entre los municipios y establecer más coordinación en materia urbanística, haciendo más racional el crecimiento urbano.

El documento, aprobado el 27 de marzo por el Consejo Metropolitano del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), aún está abierto en período de información pública, por lo que se han habilitado distintos canales de participación, presencial y digital, para dar voz a la ciudadanía y divulgar los contenidos del proyecto.

El jefe del Servicio de Redacción del Plan Director AMB, Xavier Mariño, ha detallado que el PDU metropolitano es la herramienta que permitirá revisar y actualizar el modelo metropolitano en temas como la sostenibilidad ambiental, la cohesión social, la regeneración urbana, la movilidad sostenible y la competitividad económica.

"Definirá las bases para revisar el Plan General Metropolitano (PGM), vigente desde hace más de 40 años", un instrumento que ha construido las ciudades actuales pero que se ha modificado más de 1.200 veces, lo que, según él, pide otra manera de hacer el planeamiento urbanístico bajo los requerimientos sociales y medioambientales actuales.

Mariño ha subrayado que la complejidad de este plan obliga a abrir un debate "abierto y transversal", que incluye la exposición itinerante 'Metrópolis Barcelona', debates territoriales y sectoriales y talleres, así como canales de participación digital como una encuesta, sugerencias a través de la web del PDU y las redes sociales.

SESIONES EN BARCELONA

En relación a los debates ciudadanos, el AMB planteó seis encuentros, uno para cada ámbito territorial, a excepción de Barcelona, donde se han programado dos debates para el 9 de diciembre y el 22 de enero en la Nau Bostik, unas sesiones en las que se exponen los contenidos del plan, se trabaja por temáticas en grupos reducido y se presentan las conclusiones.

En el caso de Barcelona, la arquitecta del servicio de redacción del Plan Director AMB y coordinadora del proceso participativo, Mireia Peris, ha dicho que quieren "redoblar los esfuerzos" para llegar al millón y medio de residentes de la ciudad y recoger sus aportaciones en relación al futuro urbanismo metropolitano.

"El urbanismo se ve como algo lejano y pesado, pero es una herramienta de transformación territorial próxima y que puede cambiar la gestión del territorio metropolitano en la próximas décadas", y ha subrayado que el PDU tiene como objetivo una área metropolitana saludable, democrática, equitativa, socialmente justa, sostenible y resiliente.

Se trata del primer proceso participativo que impulsa el AMB desde el año 2010, cuando el Parlament le otorgó competencias urbanísticas: "El PDU debe ordenar el territorio metropolitano de las próximas décadas, y debe hacerlo de forma ecológicamente sostenible y económicamente eficiente".

DESARROLLO SOCIOECONÓMICO

En las jornadas que ya se han realizado en municipios como Sant Feliu de Llobregat, El Prat de Llobregat, Cerdanyola del Vallès y Badalona, los participantes han hecho distintas propuestas sobre sostenibilidad, cohesión social, movilidad y desarrollo económico, entre otros.

En el ámbito del desarrollo socioeconómico, el debate ciudadano ha contado con numerosas aportaciones e ideas por parte de los ciudadanos que han acudido a estos encuentros, entre los que destaca "descongestionar" Barcelona con propuestas de turismo activo y cultural en el resto del área metropolitana.

Asimismo, se ha planteado revitalizar espacios productivos obsoletos o en desuso ante el agotamiento del suelo disponibles; pensar nuevos usos para las 'infraestructuras azules' (ecosistemas acuáticos) y ponerlas en valor como patrimonio cultural e histórico, así como explorar nuevos modelos de gobernanza para el tejido industrial.

También se sugiere mejorar la movilidad en el área metropolitana apostando por un modelo policéntrico, frente al modelo radial actual que tiene a Barcelona en el centro, así como preservar el tejido comercial integrado en la trama urbana, alejándolo del modelo de los centros comerciales periféricos.

Finalmente, los debates han centrado parte de sus propuestas en la necesidad de preservar el Parc Agrari del Baix Llobregat, actualmente sometido a presiones como la contaminación, la pérdida de actividad y el deterioro de unas infraestructuras azules obsoletas, además de protegerlo ante la venta de suelo.

Contador

Barcelona Economies



A LA XARXA