La nueva Via Laietana será para los peatones, las bicicletas y el transporte público

Publicado 19/03/2019 12:21:56CET
EUROPA PRESS

Solo tendrá un carril para los coches, en sentido mar y pacificado a 30 por hora

BARCELONA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona está trabajando con dos propuestas fruto de la participación ciudadana para transformar la Via Laietana, donde en ambas coincide la necesidad de que la vía tenga más lugar para pasear, menos coches, menos contaminación y más espacio para los usos comerciales y sociales, ha explicado este martes la concejal de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz.

El proyecto que más convence al consistorio es el que contempla unas aceras de 3,7 metros, un carril de bajada y subida para autobús y taxi, un carril de bajada y subida para las bicicletas, y un solo carril de bajada para el vehículo privado de velocidad máxima de 30 kilómetros por hora, preferiblemente utilizado por vecinos de la zona.

La otra propuesta, que igual que la primera ha llegado al consistorio a través de la participación que permite el portal 'decidim.barcelona', contempla unas aceras más amplias, de 4,5 metros, y solo un carril bici, de subida, mientras que los otros carriles se mantienen igual que en la primera.

Sanz ha explicado que trabajan con las dos opciones, que analizarán su impacto, y que la intención es decidirse por una antes de acabar el mandato para que las obras se inicien a finales de 2020.

"Uno de nuestros objetivos centrales ha sido recoser heridas históricas de la ciudad", ha apuntado la concejal, que ha aseverado que hacía mucho tiempo que los vecinos reclamaban el espacio para poder darle usos cotidianos y de comunidad.

Según la edil, cuando se diseñó la Via Laietana se hizo para abrir la ciudad al mar y contribuir a la mejora de los barrios, la calidad de vida y la salud, "mientras que se ha acabado convirtiendo en una autopista en la ciudad".

SEGUIR EL EJEMPLO EN OTRAS CALLES

Ha explicado que en el proceso de participación han actuado vecinos, escuelas, entidades de mujeres y sectores culturales, que coinciden en hacer de la calle "un eje que dote de calidad ambiental la ciudad" y que responda a la idea de que el urbanismo está al servicio de la transición ecológica.

"Queremos que estas propuestas se apliquen en cualquier calle de la ciudad", ha declarado Sanz, que ha dicho que quieren una Barcelona donde el transporte público sea prioritario, donde la bicicleta tenga red segura y donde los vecinos ganen espacio público a los coches.

REFORMA DE CALLES TRANSVERSALES

La concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, ha apuntado que la reforma de la Via Laietana también supondrá una reordenación de los recorridos transversales, para facilitar la conexión a pie entre el barrio Gòtic, Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera.

Así, se incorporará al proyecto final la pacificación de la calle Jonqueres y la plaza Antoni Maura "para pasar de un espacio hostil y gris a uno pacificado y peatonal".

La comisión de Seguimiento está integrada por representantes de las asociaciones vecinales del Gòtic y del Cas Antic, de vecinos y comerciantes de Santa Caterina, la de comerciantes de la Via Laietana, Barnacentre, la Associació de Famílies d'Alumnes Baixeras, el Casal de Joves Autogestionat de Ciutat Vella, la Residència Vigatans, Ca la Dona, el Casal de Gent Gran del carrer Comerç, la Federació d'Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona, la Federació de Veïns i Veïnes de l'Òstia, la Fundació Privada Bayt al-Thaqafa i el Bicicleta Club de Catalunya.

Para leer más

Barcelona Economies



A LA XARXA