31 de marzo de 2020
 
Publicado 25/03/2020 13:23:00CET

El 55% de presos en tercer grado en Catalunya pasa el confinamiento en casa

Centro Penitenciario de Quatre Camins en La Roca del Vallès (Barcelona)
Centro Penitenciario de Quatre Camins en La Roca del Vallès (Barcelona) - CONSELLERIA DE JUSTICIA DE LA GENERALITAT

   Se han acogido a la medida 955 presos con buen comportamiento y que trabajan fuera

   BARCELONA, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El 55% de los presos en tercer grado en cárceles de Catalunya pasa el confinamiento en su casa, acogiéndose al artículo 86.4 del reglamento penitenciario, que prevé que los internos en tercer grado y buen comportamiento puedan dormir en casa toda la semana con control telemático y sin ir a la prisión.

   La Conselleria de Justicia de la Generalitat ha explicado en un comunicado este miércoles que a raíz de la pandemia de coronavirus está revisando todos los terceros grados por si se pueden acoger a la normativa, y en los últimos 13 días la ha aplicado a 628 personas.

   "La Generalitat ha triplicado el número de presos en tercer grado que duermen en casa los siete días de la semana", subraya el comunicado: antes de la aplicación del estado de alarma, eran el 20% (325 internos), y el 55% actual supone un total de 955 presos.

    En un oficio de la semana pasada del Ministerio del Interior que desarrollaba el decreto del estado de alarma para las prisiones, se dictaminó que cada centro penitenciario podía estudiar de manera individualizada si se podía aplicar este artículo a los internos clasificados en tercer grado o que tengan aplicado régimen de flexibilidad, de manera que estuvieran confinados en casa.

   Los presos que cumplen condena en tercer grado son el 27% de los internos en Catalunya, y la Secretaría de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima aún tiene por valorar la situación de tercer grado de otros 240 presos, que podrían agrandar la cifra de quienes pasan toda la semana en casa.

   Las prisiones están analizando los casos de presos que ya salían a trabajar fuera de la cárceles todos los días antes de la pandemia, y que solo iban a dormir al centro penitenciario de lunes a viernes: ante el Covid-19, debían quedarse encerrados sin entrar ni salir, por lo que la medida permite que pasen el confinamiento en casa y la Generalitat "minimiza el riesgo de contagio" al reducir el número de presos en espacios comunitarios.

   Los presos del 1-O no se acogerán a esta medida ya que se están en segundo grado y sus salidas de prisión se enmarcan en los permisos que prevé el artículo 100.2 del reglamento penitenciario para trabajar, hacer voluntariado o cuidar a un familiar.

VIDEOLLAMADAS EN LUGAR DE VIS A VIS

   Las prisiones han empezado a recibir este miércoles los primeros móviles de un pedido de 230, que la Generalitat ha hecho para sustituir los vis a vis y las visitas en el locutorio --suspendidas por el Covid-19-- por videollamdas a través de Whatsapp

   Además, la prisión de Quatre Camins, en La Roca del Vallès (Barcelona), inició el martes una prueba piloto para que los presos contactes con sus familias por videollamada usando ordenadores de los equipamientos educativos de las cárceles.

Contador

Para leer más