El agente 'El Lobo' publica sus memorias junto al periodista Fernando Rueda

El espía Mikel Lejarza 'El Lobo' y el periodista Fernando Rueda
FERNANDO RUEDA - Archivo
Publicado 05/03/2019 18:06:01CET

Narra su infiltración en ETA, su desmarque de los GAL, otros trabajos y su paso por la cárcel

BARCELONA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El agente de inteligencia Mikel Lejarza 'El Lobo' acaba de publicar junto al periodista Fernando Rueda sus memorias, 'Yo confieso' (Roca Editorial), en que narra casi todo su trabajo durante 45 años desde que desmanteló la cúpula de ETA en 1975, lo que le supuso una amenaza de muerte vitalicia de la banda terrorista.

En una entrevista de Europa Press a ambos, ha dicho que siente más peligro que nunca, aunque no le mate la propia ETA: siente que puede matarle cualquiera, y que, si pasar tras una entrega de las armas, el asesinato no podría demostrarse como atentado, sino como mero acto de delincuencia --recuerda que hubo infiltrados británicos asesinados tras el fin del IRA--.

Agradece el reconocimiento y apoyo de algunos compañeros y dirigentes, pero se siente "un estorbo" para muchos otros, ya desde que desmanteló a ETA como agente negro --que es el que trabaja para un servicio de inteligencia 'en negro' y sin poder revelarlo, aun en caso de riesgo, porque el servicio lo negaría--.

REPETIRÍA SU VIDA

Pese a todo, explica a Europa Press que repetiría su vida, que sigue en activo y que nunca se retirará aunque el servicio de inteligencia deje de encargarle misiones, porque las seguiría haciendo por su cuenta.

El libro narra cronológicamente casi todas sus misiones y cómo influyen en su vida, además de intercalarse capítulos escritos por su mujer y madre de sus dos hijos, Mamen.

Lejarza explica momentos críticos y temporadas duras, entre las que destaca una depresión y un paso por la cárcel, durante el cual se sintió desamparado por el Estado y a expensas de los presos, que no sabían que era 'El Lobo' pero sí que estaba vinculado a la seguridad estatal.

REPASA SU VIDA CRONOLÓGICAMENTE

'Yo confieso' repasa su infiltración en ETA; después, 15 años identificando a etarras; su desmarque de los GAL; su vida en Argelia y México; la ruptura temporal de relación con el Cesid, y un plan para "secuestrar" al entonces jefe de ETA, 'Pakito'.

Después pasa a vivir en Barcelona: detalla como sus polémicas escuchas telefónicas sobre la 'guerra de medios' de comunicación fue por encargo de Javier de Godó y, a la vez, como "tapadera" de su encargo de acabar con Terra Lliure ante la proximidad de los JJ.OO. de Barcelona.

Considera un éxito la misión de desmantelar a Terra Lliure infiltrando a 'Chema', que identificó a muchas personas directamente vinculadas, y añade que Oleguer Pujol y Carles Puigdemont eran entonces algunos de los jóvenes que se movían en aquellos ambientes --"eran más de tercera fila; había otros personajes mucho más importantes"--.

Después del juicio en Barcelona a raíz de las 'escuchas', sigue en Catalunya: ETA intenta matarle con un coche bomba; siente falta de respaldo moral y económico del servicio de inteligencia, y cae "en una depresión".

Cuando la supera, empieza el siglo XXI con trabajos diversos que implican lucha contra el narcotráfico, contra el terrorismo internacional --informó de la presencia de Mohamed Atta sin saber aún que atentaría el 11S-- y contra el tráfico de armas.

HABRÁ OTRO LIBRO SOBRE ÉL

Fernando Rueda ha transcrito las memorias de 'El Lobo', al que conoció profesionalmente como periodista especializado en espionaje pero que se convirtió en amigo, y explica que el compromiso con Lejarza era no investigar lo que le explicaba.

Ambos dejan abierta la posibilidad de seguir explicando algún día más memorias, pero Rueda sí tiene claro que publicará la tercera novela en que Lejarza vive tramas de ficción, después de 'El regreso de El Lobo' (2014) y 'El dosier del rey' (2016).

Contador

Para leer más